La sonrisa

—¿Los gatos sonríen? —preguntó la pequeña niña de ojos azules mientras miraba con curiosidad a su madre.

—Claro que no —respondió la madre ante la extraña duda de su hija.

Al día siguiente la misma pregunta fue hecha y se recibió la misma respuesta, la mujer no le prestó demasiada atención ya que conocía la poderosa imaginación de la pequeña, quien acostumbraba aparecer con dudas algo extrañas, sin embargo, había algo diferente esta vez, ya que su hija parecía en verdad pensativa y preocupada acerca de los gatos y la posibilidad de la sonrisa.

Esa noche pasó algo inusual, unas extrañas risas fueron escuchadas, los padres fueron hacia la habitación de la niña pero al llegar ella ya no estaba, pero vieron una cabeza de gato (sólo una cabeza) flotando en el aire y empezando a desaparecer.

—¡Alicia! —gritó la madre, mientras veía un par de ojos y una enorme sonrisa desvaneciéndose entre las sombras.

Cuando revisaron la habitación, en el suelo encontraron una nota en la cual estaba escrito en crayola lo siguiente: “El gato de Cheshire siempre sonríe”.

Retorno luego de problemas técnicos

¡Hola lectores!

¿Cómo han estado? Con respecto a mi, algo ocupado por la montaña de tareas a la que me enfrento (y a unos días de entrar en período de exámenes) y además he estado haciendo de técnico encargado ya que el blog estuvo fuera de servicio durante algunos días, lo cual me tomó por sorpresa cuando vi que no me era posible visualizar el sitio ni entrar a la web como administrador, en ese instante lo primero que me vino a la mente fue: “Conspiración”, pero haciendo mi paranoia a un lado… por ahora…, sabía que tenía que ver lo que estaba ocurriendo y la manera en la que lo resolvería, así tuviera que usar mis técnicas clásica (¿problemas técnicos? ¡Voy por mi mazo!).

Quiero seguir leyendo

Dos historias de amor

Travesía

—Crucé océanos enfurecidos con olas tan grandes que poco faltó para que el barco quedara despedazado, atravesé los más áridos desiertos, donde la sed era abundante y el agua escasa, luego llegué a las zonas frías, no importaba lo grueso de mi abrigo, mis dientes castañaban y las tormentas de nieve ponían obstáculos a cada minuto, y aún me falta mucho más de qué hablar. Mi travesía fue larga, mi vida estuvo en peligro tantas veces que llegué a perder la cuenta, pero no me arrepiento de ello, ya que vi cosas que pocos han visto, exploré el mundo y sus misterios, llegué a perder parte de mi civilización, lo que me volvió más humano, pero sobre todo, no me arrepiento porque logré cumplir mi misión y pude traer ante ti este tesoro como muestra del amor que he sentido por ti y que seguiré sintiendo hasta el fin de los tiempos —dijo él mientras le mostraba una bolsa.

—Cariño, tu imaginación e historias siempre logran fascinarme —contestó ella—, sin embargo, ya sabes que una embarazada no debe pasar hambre, así que pásame de una vez la bolsa de las compras del supermercado y luego me sigues contando.

 El momento esperado

Ahí estaba ella, con esa sonrisa nerviosa y ese brillo en su mirada, parecía como sacada de algún cuadro, aquel viejo edificio detrás y el tono naranja de ese atardecer brindaban una atmósfera que sólo podría describirse como mágica.

Ella estaba rodeada de la multitud, entre todos conversaban y reían, de repente sus ojos se cruzaron con los de él, fue apenas un segundo, eso fue suficiente, hace tiempo que se conocían pero todo era diferente en esa ocasión, ambos lo sabían, el amor era algo casi palpable.

Él se acercó, su corazón latía con fuerza y sentía la boca reseca, no tenía pensado lo que iba a decirle, todo estaba sucediendo demasiado rápido, empezó a sentir sus pies pesados pero siguió caminando, ella seguía observándolo, con esa sonrisa enigmática que era tan difícil de describir.

Fue entonces cuando se despertó, la luna iluminaba levemente su habitación, de nuevo volvía a verla en sus sueños, no tenía idea de quien era ni la razón por la que la seguía viendo una y otra vez cada que soñaba, se preguntó si alguna vez llegaría a verla en la vida real y entre cavilaciones volvió a quedarse dormido.

Reflexiones breves

Gatos y afecto

Según leí, cuando un gato frota su cabeza contra una persona u objeto es para una de tres cosas:

  • Compartir sus sensaciones de felicidad.
  • Marcar algo como de su propiedad.
  • Mostrar cariño o agradecimiento.

Así que cuando mi gata se acerca a mí y frota su cabeza en mi pantalón cada que le doy alimento supongo que es su modo de decirme: “Gracias amigo, como muestra de mi gratitud te mantendré como de mi propiedad por más tiempo”.

Quiero seguir leyendo

Participando en concursos literarios

¡Hola lectores!

¿Cómo han estado? Con respecto a mi, he estado bien, esperando que empiecen las lluvias para librarme de este calor que en más de una ocasión me ha hecho considerar entrar un rato en la nevera o irme una temporada a Alaska (lo bueno es que ahora ya tengo una idea aproximada de lo que se siente estar en un horno), además he estado leyendo bastante, la mayoría son libros relacionados con mi carrera pero aún así he estado entretenido.

Hace unos días me llegó por correo un paquete, mis suposiciones de que era un documento que me declaraba heredero de una fortuna multimillonaria fueron rápidamente descartados (igual sigo esperando, mientras no se demuestre lo contrario podría ser el nieto del primo del sobrino de la hermana de algún multimillonario), lo que venía en ese paquete era un libro que yo había enviado para participar en un concurso literario (que consistía en la creación de una novela con temática libre), y que ahora me enviaban de regreso.

El concurso fue oficialmente anunciado el año pasado a mediados de marzo (creo… las fechas no son mi fuerte…) y la fecha límite de entrega era el 23 de octubre, lo que significaba que había tiempo suficiente para lograrlo, el detalle fue que yo no me enteré de ello hasta el 22 de septiembre.

Con apenas un mes para escribir una novela no estaba seguro de poder lograrlo, pero decidí que de cualquier manera lo intentaría, fueron días muy ocupados (¿dormir? ¿Qué es eso?) pero al final lo logré, lo envié justo un día antes del límite y con ello aseguré mi participación en el concurso, los resultados no se anunciaron hasta hace aproximadamente un mes, cuando los mismos aparecieron publicados.

Fue un excelente inicio, ¿gané? No, ni cerca (oh la derrota…), entonces puede que alguno de ustedes pregunten “¿Y entonces por qué fue excelente?”, muy simple mis amigos, porque ya empecé y ese es el punto, todos tenemos proyectos y metas, cualquiera que estos sean, creo que se pueden dividir en tres partes:

  1. El primer paso: El inicio de todo, cuando conviertes tus pensamientos en acciones, tus planes pueden ser excelentes pero de poco servirán si no te decides a realizar este primer paso.
  2. El recorrido: La parte más extensa y emocionante, las cosas no siempre salen según lo planeado así que muchas veces habrá que improvisar sobre la marcha, aprender de los errores y buscar la manera de mejorar cada día.
  3. La meta: El final de un recorrido y quizás el inicio de uno nuevo.

Llevo tiempo considerando participar en concursos literarios, sin embargo, hasta ahora sólo habían sido pensamientos al azar sin fecha específica, pero ahora que ya hice obra de presencia en mi primer concurso, considero que ya ha llegado el momento de seguirlo haciendo de manera regular.

Para lograr esta meta busqué una página en la que aparece un extenso listado de concursos literarios en todas sus formas y empecé a tomar nota de aquellos que lograron atraer mi atención.

¿Cuantos concursos son? Aún no tengo cifras exactas, sólo me fijé en aquellos en los que pueden participar personas de cualquier país de residencia y que no requieren de acto de presencia para la premiación (a menos que el premio en efectivo sea suficiente como para pagar los gastos de viaje y estadía en cuyo caso al menos usaría el dinero para unas pequeñas vacaciones).

Todavía me queda por revisar los detalles, fechas límites, requisitos, extensión del texto, así que algunos concursos serán descartados y quizás otros sean añadidos, pero por ahora tengo registrado 17 de ellos en los que me gustaría participar durante todo este 2016, pero este número variará con facilidad una vez que los haya revisado con más calma, incluso cuando la lista oficial esté hecho puede que no participe en todos, al fin y al cabo, tengo otras ocupaciones (según dicen los expertos, necesitamos comer y dormir para sobrevivir así que habrá que dedicar algo de tiempo a ello), además está mi blog al que no descuidaré y también necesito mis ratos de ocio que son los que impiden que me vuelva loco por completo me mantienen relajado.

Con estos concursos lo que me propongo es lo siguiente:

  • Volverme regular con mi proceso de escritura.
  • Empezar a hacer presencia como escritor.
  • Probar mi estilo en una amplia variedad de géneros.
  • Divertirme.
  • Conseguir un año productivo (incluso en el caso de que pierda en todos, aún así me aseguraré de tener una buena cantidad de escritos que podré publicar por mi cuenta o guardar para un posible uso futuro).
  • Disfrutar de la emoción de la competencia, aquellos que me conocen desde hace un tiempo sabrán que soy algo competitivo y que pocas veces rechazo la oportunidad de poner a prueba mis habilidades.
  • Apoderarme del mundo.
  • Conseguir historias interesantes que compartir con familia y amigos.
  • Tener una excusa para no separarme de la pc.

Así que a partir de mañana inicia mi preparación, el primer envío consistirá en un relato de 3000 palabras y tengo hasta el día 25 de este mes, así que no hay prisa pero no me quiero confiar para evitar trabajar bajo presión (por lo general lo hago bien, pero no quiero terminar escribiendo casi hasta la medianoche ya que el desvelo junto con el estrés ocasiona que termine teniendo conversaciones filosóficas con las paredes), así que deséenme suerte, mientras tanto, los mantendré al tanto de toda esta experiencia.

Mis amigos, que el reto inicie.

¡Hasta luego!

Sirena enamorada

Sirena enamorada

La hechicera mezclaba sus pociones en un absoluto silencio, había improvisado un laboratorio en la orilla del mar, ella ya poseía un lugar propio pero esta era una excepción, una sirena había logrado ponerse en contacto y le había ofrecido una fortuna a cambio de algo que le permitiera tener piernas y así poder casarse con su amado, quien era un humano.

El pago fue hecho y la poción entregada, pero las sirenas no son como los humanos, por tanto siempre hay una probabilidad de error o de efectos secundarios si no se presta atención a los ingredientes.

La sirena bebió la poción, a la mañana siguiente la voz se propagó por doquier, según parecía, en una sola noche la ciudad entera fue destruida, nadie llegó a descubrir qué fue lo que ocurrió.

Un saludo

—Hola —dijo la sirena con voz vacilante, era la primera vez que salía del mar y lo hizo a escondidas de su familia, quien le había advertido sobre la peligrosidad de los humanos pero la gran curiosidad de ella pudo más que su sentido común, nunca había visto una persona.

La sirena habló acerca de su vida, de sus sueños y familia, sobre las cosas que había visto en el fondo del océano y sobre sus principales dudas acerca de la superficie.

No recibió respuestas, pero no lo tomó a mal, supuso que el humano era tímido o que estaba sorprendido, sin embargo, en ningún momento hizo intentos de querer atacarla así que ella lo consideró como una buena señal. Se despidió, pero no sin antes hacerle la promesa de que volvería a visitarlo la otra semana, luego de eso se marchó a la seguridad de su hogar, en las profundidades del océano, mientras tanto en la superficie quedó tan silencioso personaje, con la mirada fija en el agua, no había hablado porque su misión era la de observar y medir las variaciones en las corrientes oceánicas, fue por ello que lo habían construido, así que ahí quedó el robot, el único que había hecho contacto con una sirena luego de tantos miles de años y el único a quien esa visión no afectó en lo absoluto.

Descubrimiento

Las sirenas entonaron su canto pero no recibieron respuesta alguna de los tripulantes del barco que se encontraban ocupados tratando de que las olas no los hicieran naufragar, ¿cómo era eso posible? Ningún humano podría resistirse a algo así, habían hundido ya cientos de otras embarcaciones, ¿qué era lo que estaba ocurriendo?

La más intrépida de entre todas ellas decidió acercarse con cuidado al barco, mientras tanto, las demás sirenas estarían listas para luchar o huir según las circunstancias.

La sirena logró acercarse lo suficiente para ver a los tripulantes, a quienes habían logrado eludir a sus cantos durante todo ese tiempo,  fue entonces cuando ella descubrió la verdad, ninguno de los tripulantes era humano.

Un pensamiento

Hay un universo lejano,  casi en el centro hay un planeta, su tamaño es relativamente grande y desde una perspectiva exterior se podría decir que no es el mejor en el que la vida pueda prosperar y sin embargo aún así existe, ¿por qué negar lo obvio?

Una civilización se encuentra ahí, ha desarrollado avances en casi todos los campos de la ciencia y el pensamiento,  sus progresos son mayores cada vez, en lo único en lo que no se han interesado demasiado es en los viajes espaciales ya que lo consideran como algo innecesario hasta entonces, de pronto el sol se vuelve una nova con un resplandor tan potente que es capaz de verse en las galaxias vecinas, el escape es imposible… ¿o no?

¡El prototipo! Quizás aún exista esperanza para estos seres, una pequeña oportunidad que les permita a algunos de ellos empezar desde cero, es el infinito lo que les aguarda y los peligros son tan extensos como desconocidos, pero eso será luego, primero habrá que ver si logran poner en marcha la máquina antes del inminente final, la tierra tiembla, hay caos por doquier, queda poco tiempo, quizás no lo suficiente…

—¿En qué piensas? —dice una voz que logra romper mi concentración.

—En nada —respondo mientras mentalmente recojo las cenizas de un universo colapsado.

Esa simple interrupción fue suficiente para hacerme perder el rastro de mis pensamientos, ¿y qué ocurrió con los seres? No tengo la menor idea, la mayoría de las veces los escritores no somos más que meros espectadores, incluso de aquellas cosas que ocurren en nuestra cabeza.

La habitación vacía

Miró alrededor mientras se preguntaba qué era lo que estaba ocurriendo, estaba festejando con sus amigos cuando de repente sintió un leve mareo y la vista se le nubló, así que cerró los ojos con fuerza pero al abrirlos descubrió que estaba en otro sitio, en un primer momento logró ver sólo una habitación vacía y con una pobre iluminación pero al moverse un poco tropezó con algo que hasta el momento no había logrado ver, entonces volvió a quedarse quieto mientras prestaba atención a su alrededor, empezó a distinguir cosas pero todo frente a sus ojos se encontraba como fuera de lugar, su vista trataba de adaptarse y lo logró en poco tiempo.

¿Qué eran esas cosas frente a él? Algunas se movían y aunque podía hacerse una idea de lo que eran, no lograba entender cómo era posible incluso su mera existencia, esas eran sombras, las había visto cientos, miles, millones de veces, pero estas eran diferentes, estaban de pie y tenían rostros, ¿era esto una pesadilla? Nada de eso tenía el menor sentido, escuchaba ruidos extraños que logró deducir como una muestra de terror, él también deseaba poder hacer eso pero la sorpresa no le permitía emitir sonido alguno.

Empezó a moverse al azar y llegó a golpearse con algunas… cosas… seguía sin poder confirmar del todo, algunas parecían sillas, o mejor dicho, dibujos realistas de sillas, como los bocetos que solía dibujar, vio algo raro que dedujo era una mesa, seguía sin acostumbrarse del todo a esa extraña perspectiva y sin ser siquiera capaz de gritar ya que su garganta aún se negaba a responder y cuando al fin lo logró, no fue un grito lo que salió de su boca, sino una pregunta:

—¿Qué está sucediendo?

Eso fue todo lo que dijo antes de volver a desaparecer.

***

Todos se encontraban asustados, algo insólito había ocurrido durante clases, durante aproximadamente un minuto se materializó una silueta que cambiaba levemente de forma cada vez que se movía y que emitía destellos, aquellas personas que la vieron con demasiada fijeza terminaron con una jaqueca fuerte (debido al sobre esfuerzo que era para sus cerebros tratar de visualizar a una figura que eran incapaces de comprender), como un dato curioso, justo antes de desaparecer emitió agudos sonidos imposibles de entender, nunca se llegó a una correcta explicación de este suceso pero la mayoría de los expertos acordó que había sido un leve caso de delirio colectivo.

***

Una criatura de dos dimensiones no es capaz de visualizar por completo a una de tres dimensiones, lo mismo nos sucedería a nosotros al tratar de visualizar a alguien de cuatro dimensiones.

Un objeto de tres dimensiones proyectará una sombra de dos dimensiones, un objeto de cuatro dimensiones proyectará una sombre de tres dimensiones.

Hermoso panorama

Bitácora, apunte 17 del tercer ciclo del año 4

¡Oh que esplendor!

Las estrellas brillan con especial intensidad esta noche y la luna deja caer sus rayos sobre esta planicie, ante la inmensidad del universo logro sentirme tan pequeño, una mota de polvo ante el infinito, cuan basta es la tierra y desde esta colina tengo una vista privilegiada, a lo lejos el lago refleja el cielo al igual que un espejo.

Me siento afortunado, cuantas cosas he visto durante este tiempo, cuantas bitácoras he llenado ya con más información de la que creí posible, cuan asombroso es el planeta en el que vivimos y cuanta diversidad de plantas y animales existen.

Me siento afortunado, sin embargo, en una noche como esta y ante la belleza del panorama que se extiende ante mí, no puedo evitar darme cuenta que existen dos cosas que lamento demasiado:

  • No ser poeta, porque ante esta visión me faltan palabras apropiadas para describirlo y no me pesa admitir que un explorador como yo se queda corto de palabras.
  • Seguirme sintiendo como un intruso, no importa que hace ya casi cinco años que llegamos a este tercer planeta a partir del sol, sigo sin poder llamarlo mío, sigo anhelando mi hogar, en una noche así de estrellada puedo ver a Marte con asombrosa claridad, ya hemos explorado la tierra pero seguimos sin poder resolver el mayor enigma de todos, ¿a dónde se fueron los humanos?

Tomado de la bitácora de: At7tt´p 35/r

Una historia verídica

¡Hola lectores!

En el mundo ocurren de vez en cuando situaciones extrañas, ejemplo de ello es lo que estoy a punto de contarles, no sé a qué se deberá, pero a lo largo de los años me he llegado a encontrar con una que otra cosa rara, como dato curioso me gustaría decirles que tanto mi abuelo como mi padre y mi tio tienen dos características en común que comparten conmigo:

  1. Han pasado por muchas experiencias interesantes que van desde lo divertido hasta lo inusual.
  2. Son narradores por excelencia, nada lograba hacerlos más felices que estar rodeados de sus familias y amigos para contar todo por lo que habían pasado, así que supongo que ya se sabe de dónde fue que heredé este gusto por las historias.

Hace ya bastante les hablé sobre mi encuentro con una rana con un detalle fuera de lo común (y sigo esperando encontrarme con otra similar), la historia que estoy a punto de contar ocurrió cuando yo asistía a clases sabatinas de inglés en una academia. Quiero seguir leyendo