Anotaciones de un viaje espacial

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+83Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

Primer capítulo…   Capítulo anterior….

Día 1

Larry me ha llevado en su nave, ahora estoy camino a su planeta en dónde según entendí seré juzgado por no haberlo llevado al zoológico, pero me adelanto, quizás la persona que esté leyendo esto en un futuro no conozca las cosas ocurridas antes así que haré un breve resumen.

Todo empezó hace ya mucho, no recuerdo con exactitud, digamos quizás unos dos o tres días, ahí estaba yo, pensando en mis asuntos cuando escuché algo raro y decidí investigar el sótano en donde me encontré con un extraterrestre, tuvimos una charla pero la verdad es que no le estaba prestando mucha atención que digamos (tiendo a distraerme con facilidad) pero hasta donde entendí Larry (así es como se llamaba) deseaba ir al zoológico ya que eso le ayudaría a dominar el mundo, claro que me pareció extraño y aproveché para darle mejores ideas, hasta le sugerí tener su propio programa en televisión pero no quiso (ahora cualquiera es crítico).

Al final parece que se le hizo tarde por que terminó escapando del lugar, nada fuera de lo normal ocurrió ese día, excepto por el hecho de una llamada de mi jefe dudando de que estuviera enfermo, al final mis complicados términos médicos no funcionaron así que me lo tomó a cuenta de vacaciones, por suerte han sido días tranquilos en la empresa.

Al día siguiente amanecí en un área secreta en donde querían interrogarme sobre varias cosas, pero no dio tiempo ni de desayunar ya que Larry decidió pasar por el lugar y llevarme hasta su planeta, menos mal que antes pude pasar por la casa para comer algo.

Una vez en la nave Larry me dijo algunas cosas pero no lo escuché todo ya que en esos momentos me encontraba distraído con todo lo que había a mi alrededor, preguntándome en cuanto podría vender la mayoría de esas cosas, cuando le pregunté sobre si tenía televisión en la nave él me respondió que ellos no usan ninguno de esos aparatos y me dio una especie de pantalla-cuaderno para que dibujara o escribiera un poco para mantener la mente ocupada así que decidí llevar las anotaciones del viaje.

Con respecto a Larry, puso cara extraña cuando le pregunté si quería conversar durante el viaje, digo algo sobre que no lo haría ni por la dominación de todos los planetas de una galaxia, luego se fue y no lo he visto desde entonces, cuando se me ocurra algo más lo escribiré, mientras tanto creo que daré un recorrido por la nave.

Día 2

En realidad no estoy seguro, no tengo reloj y tampoco veo ninguno en la nave, pero luego del tiempo que ha pasado imagino que ya ha sido un día, no he sentido sueño y no sé la razón, quizás estoy desarrollando poderes por mi viaje en el espacio.

Larry se encuentra en la parte norte de la nave, en dónde imagino se encuentra la sala de controles, lo malo es que para llegar hay que pasar por una puerta que da golpes eléctricos cuando uno la toca (tuve que aprender eso por las malas…) así que por ahora cancelo los planes de apoderarme de la nave e irme de vacaciones a una isla tropical.

El resto de la nave está llena de tecnología desconocida, largos pasillos, unas cajas que no pueden romperse sin importar cuanto lo intente, además hay una especie de mascota-araña-criatura-cosa…, la llamé Fluffy ya que fue lo primero que se me ocurrió, aunque me evita así que cada vez que me acerco se sube por las paredes y escapa.

Por alguna razón no me ha dado hambre, supongo que estar en una nave espacial cambia algunas cosas, y lo peor de todo es que no he encontrado nada comestible, sólo espero que lleguemos pronto al planeta, cómo me gustaría que al menos hubieran ventanas para apreciar la vista, así que tendré que conformarme con imaginarme el espacio.

Día 5

Nada interesante me ha ocurrido así que no había actualizado estas anotaciones, sólo quiero añadir que sigo sin hambre, las cajas irrompibles siguen siendo irrompibles, Fluffy sigue escapando y entre todas esas máquinas encontré una que me llamó la atención, quizás en un rato intente usarla y a ver que sucede.

Día… mmm… 8… quizás.

La máquina no funcionaba correctamente, parecía apagada, intenté con todos los botones pero nada funcionaba, imaginé que había que conectarla pero no vi ningún toma corriente, así que decidí probar con las demás máquinas, al ser tantas y cada una con tantos botones e interruptores me tomó bastante tiempo intentarlo con todas, sólo una funcionó, era una cabina de color gris, al entrar la puerta se cerró de manera automática y unos botones dentro del lugar se iluminaron.

Hice lo que cualquier persona en mi situación hubiera hecho: tocar botones al azar y esperar que todo terminara bien o al menos que nada explotara (o ya que estaba en una nave espacial, que no saliera de esa cabina con algunos cuantos brazos extras o convertido en alguna especie de monstruo).

Lo que ocurrió es que terminé convertido en algo idéntico a Floffy, no fue fácil caminar teniendo tantas patas pero con algo de práctica lo logré, descubrí que ahora tenía otro modo de hablar, sólo chillidos y ruidos raros que de alguna manera comprendía, intenté subir por la pared pero no lo logré, además veía todo en color azul y verde, pero si me concentraba por unos segundos entonces mi visión cambiaba y lo veía todo como si estuviera a sólo unos centímetros de distancia y con una claridad asombrosa, así que me distraje recorriendo la nave y probando mi nueva visión.

Al fin Floffy se acercó y me enteré que su nombre era otro, demasiado complicado como para escribirlo así que me seguiré refiriendo a él como Floffy, tuvimos una charla interesante, no supo decirme cuantos días iba a durar el viaje ya que no había escuchado hasta ahora sobre el transcurso del tiempo, él sólo recorría la nave o dormía hasta que la nave se detenía.

Le pregunté por la comida y me dijo que jamás había escuchado sobre ello, al parecer esas criaturas jamás comen (y parece que los extraterrestres como Larry tampoco lo hacen), eso explicaba por qué no había logrado encontrar ninguna cocina.

No sabía tampoco sobre el contenido en las cajas irrompibles, esas cajas eran retiradas en cada viaje para luego regresar con otras distintas, al final le pedí consejos para escalar paredes, al parecer era cuestión de moverse a la velocidad suficiente y saber la manera de flexionar las rodillas, así que en mi próximo intento me fue mejor.

Me sentí con mucho sueño de repente, me pregunté si eso tenía que ver con que ahora era un extraterrestre, traté de mantenerme despierto pero no lo logré, al despertar ya era humano de nuevo y Floffy ya no se veía por ningún lado así que imaginé que estaría en alguno de sus viajes por la nave.

Día 10

Nada interesante ha pasado, decidí crear una fortaleza usando las demás máquinas, intenté mover cosas con la mente, escalar por las paredes, cambiar de forma o al menos volverme invisible pero nada funcionó, seguía sin tener poderes.

Además estoy notando algo preocupante, me empieza a dar hambre, ¿y qué tal si aún falta mucho para que lleguemos? ¿Qué tan comestibles serán algunas de las máquinas? De seguro debe haber una manera en que pueda destruir la puerta eléctrica.

***

En ese momento un movimiento brusco sacude la nave y Larry sale por la puerta mientras descubre los desastres que el hombre ha hecho por todo el lugar.

—Menos mal que decidí guardar en las cajas de seguridad todas las cosas valiosas o con potencial explosivo que había en la nave —dice Larry—, no quiero pensar lo que hubiera pasado si hubieras tenido acceso a ellas.

—¡Larry! —grita el sujeto—, ¡Tanto tiempo! ¿Cuantos días llevamos aquí? ¿Por qué no me advertiste del largo viaje? ¿Cómo es posible que no tengas comida y televisión por cable? ¿Me prestas dinero? Te lo pagaré algún día si lo recuerdo.

—¿De qué hablas? Desde un principio te dije que sería un viaje un poco largo, basándonos en la manera en que los humanos miden el tiempo te expliqué que serían casi seis horas, ¿no estabas prestando atención?

—Perdón, ¿decías algo? Es que acabo de notar que Fluffy está haciendo una especie de baile.

—Temo preguntar a lo que te refieres así que mejor no lo haré, de todas maneras, es hora de que salgas de la nave,  llegó el momento de que pagues por tus crímenes.

Siguiente capítulo…

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+83Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

8 Respuestas

  1. María 13 Julio, 2015 / 1:05

    Jijiji, que interesante lo has dejado. Dejas muchas cosas abiertas. Espero leer la continuación pronto. Parece que el hombre está un poquillo loco, o eso o que tiene Déficit de atención.
    Un abrazo.

    • Felipe Rodríguez 14 Julio, 2015 / 18:28

      ¡Muchas gracias! En estos días empezaré a preparar el siguiente capítulo.
      Quizás ambas cosas ja ja ja
      Un abrazo.

  2. Mirta 24 Julio, 2015 / 4:28

    Me encanto!! Para cuando el próximo capitulo Felipe!! Que tengas un maravilloso fin de semana!! Un abrazo

    • Felipe Rodríguez 25 Julio, 2015 / 16:15

      La próxima semana empiezo a preparar la emocionante y alocada continuación.
      ¡Muchas gracias e igualmente!
      Un abrazo.

  3. anita 17 Marzo, 2016 / 14:39

    No me canso de leer esta historia…
    cada que lo hago me boto de la risa!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *