Aprendiendo un idioma en clases

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+82Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

Siguiendo con la temática de los idiomas, esta vez hablaré en detalle acerca de la opción de aprenderlo asistiendo a clases, la manera más tradicional y la primera en la que muchos piensan en cuando escuchan acerca de aprender un idioma. Me dedicaré a hablar en detalle tanto de las ventajas como de los inconvenientes que existen con esta opción, así podrás considerar si esto es lo mejor para ti.

Ventajas

Hay una serie de ventajas que obtendrás al asistir a clases, es importante conocerlas debido a que de esa manera podrás saber si te convienen o no en tu caso.

Las dudas: Incluso desde antes de matricularte en algún curso, ya tienes una gran cantidad de dudas, algunas de ellas pueden y deben ser aclaradas antes que te inscribas:

  • ¿Cuál es el método de enseñanza que emplean?
  • ¿Cuánto tiempo me tomará dominar el idioma?
  • ¿Cual es el material de apoyo con el que cuentan?
  • ¿Cuánto cuesta el curso y por qué tan caro?

Para saber esas respuestas sólo es cuestión de que hables con las personas que ofrecen los cursos y así obtendrás respuestas claras que te ayudarán a tomar una buena decisión.

¿Ya iniciaron las clases y tienes dudas? ¡No hay problema! Contarás con profesores que con gusto te ayudarán y te resolverán cualquier duda que tengas, claro, siempre y cuando estén relacionadas con las clases, así que por favor abstente de preguntas del tipo:

  • ¿Alguna vez ganaré la lotería?
  • ¿Cuándo me pagarán los $15 que presté hace ya diez años?
  • ¿Por qué cuando era niño y jugábamos a las escondidas nadie iba a buscarme?

Ante dudas así, el aula de clases no es el mejor lugar para hacer esas consultas.

Ayuda de compañeros: A menos de que las clases sean privadas, contarás con compañeros de estudio que podrían ayudarte y apoyarte a lo largo del curso, estas personas que en un inicio son completos desconocidos que en algunos casos te verán con cara cómo si les debieras dinero, podrían volverse dentro de poco en grandes amigos.

Incluso podrían haber casos de amistades iniciadas en esos lugares que durarán durante años, en otros casos perderás contacto con todos en el instante en que pongas un pie fuera del aula de clases, todo depende de las circunstancias de cada quien.

Material didáctico adaptado a tu nivel: A diferencia del método autodidacta (del que hablaré en otra ocasión), en donde puedes quedar perdido al encontrar tantas opciones y sin saber por dónde o cómo empezar, con las clases ya cuentas con un plan de estudio para cada nivel, no debes preocuparte acerca de qué debes estudiar, ya todo está ordenado para que te resulte fácil ir asimilando la información.

Además contarás con maestros que evaluarán tus progresos y que te ayudarán en esas áreas en las que más problemas tengas, así que gracias a eso tus avances son constantes.

Tareas y trabajos que te ayudarán a practicar: La mejor manera de aprender es con la práctica, en el caso de los idiomas, se necesita escribir, escuchar, leer y hablar; de eso se encargan las tareas que los maestros te dejan, además que en el aula de clases se practica constantemente.

En caso de que te equivoques en algo, serás de inmediato corregido y eso te ayudará en tus progresos, en otras opciones podrías equivocarte sin darte cuenta y sin nadie que te corrija se te pueden apegar pronunciaciones, gramática o definiciones incorrectas que podrían ocasionarte problemas si en un futuro decides viajar, así un día quizás tu estás de lo más tranquilo hablando en otro idioma y según tu estás diciendo:

«!Pero que buen clima para esta época del año! ¿No le parece?»

Y quizás lo que en realidad estás diciendo es:

«Mi gustar clima, tu saber eso»

Y podrían quedarte viendo con cara cómo si fueras el hombre de la selva y esperando que en cualquier momento te cuelgues de alguna liana o que grites para pedirle apoyo a los animales salvajes, quizás un león, un tigre o la primera criatura que esté más cerca y pueda lanzar un temible y devastador ataque.

Eso en el mejor de los casos, en el peor de los casos podrías terminar diciendo algo cómo:

«¡Yo tengo el poder! ¡Llévame con tu líder!»

Las cosas jamás terminan bien en casos así.

Desventajas

Existen muchas ventajas, pero también hay unos cuantos inconvenientes que vienen con la opción de las clases, por favor tómalas en cuenta al momento de decidirte.

Disponibilidad: Dependiendo del idioma que desees aprender y del lugar en que vivas, es posible que esta opción no exista, por ejemplo, no es lo mismo querer aprender inglés que holandés en el sentido de que en algunos sitios esta segunda opción es difícil o imposible de encontrar.

Además también hay que tomar en cuenta que el espacio en el aula es limitado y si la clase es muy solicitada, es posible que aún habiendo cursos, no te quede un cupo para estudiar.

Precio: Puede que encuentres múltiples opciones de cursos, con una gama de precios que van desde aquellos moderadamente bajos, hasta aquellos que pueden causarte un desmayo sólo con verlos (sobretodo si estás en ayuna).

El estudio de un idioma debe ser visto como una inversión, ya que podría darte beneficios en un futuro ya que por algo es que lo estás aprendiendo, desde mejores oportunidades de encontrar un empleo, hasta recibir una promoción (con su respectivo aumento de sueldo), volverte traductor o viajar a otro país.

Pero las circunstancias varían en cada caso, puede que en estos momentos las clases que deseas recibir tienen precios demasiados altos para tu presupuesto o puede que aún ajustando, tu balance económico se verá afectado.

Transporte: Si vives cerca no hay problema, pero si tu casa queda lejos, o peor aún, si debes viajar varios kilómetros para lograr llegar a clases (que es lo que podría ocurrir si en tu ciudad no ofertan el idioma que te interesa) entonces el transporte es un punto importante a tomar en cuenta.

Debes adaptar tu horario: Los cursos tienen un horario fijo, así que antes de la matrícula debes pensar bien en el horario en que te inscribirás y luego adaptar tu agenda sabiendo que a esas horas ya no puedes comprometerte a nada más.

«¿Una reunión de trabajo?: Lo siento, tengo clases».

«¿Una película? No podré verla, tengo clases».

«¿Un evento? Mis más sinceras disculpas, tengo clases».

«¿Las finales de un campeonato? ¿Clases? ¿De qué hablas? ¡Vamos a ver ese juego!».

Bueno… es que hay sus excepciones…

Factores externos: Ya que debes ir hasta tu aula de clases, te verás afectado por varios factores, un excelente ejemplo de ello es el clima, no importa si está lloviendo, si hace frío o calor, debes asistir a clases, nada debe detenerte.

¿Y si estás enfermo? Bueno, lo ideal es mucho reposo y seguir las indicaciones del médico, pero ya sabes que una vez recuperado debes trabajar horas extra si quieres ponerte al día con las clases.

¿Y se debías viajar en taxi pero al auto se le reventó una llanta? ¿Y si una vez que eso sucedió intentaste llegar a pie pero entonces sufres de un caso repentino de calambre? ¿Y si una vez que vuelves a la normalidad te encuentras con un amigo al que hace años no veías y te toma cinco minutos poder escapar de la charla? Pues te deseo suerte tratando de convencer al maestro de que algo así sucedió.

Así que como pueden ver, los beneficios obtenidos son que cuentas con el apoyo de maestros y compañeros de estudio, además que tendrás material de apoyo y correcciones ante cualquier error que cometas, pero no todo es perfecto y hay unos cuantos inconvenientes que en tu situación podrían o no existir, como por ejemplo la disponibilidad del idioma, el precio, el transporte, los horarios y los factores externos.

Antes de inscribirte en clases de idioma, debes considerar cada punto y ver si te beneficiará ¿Qué hay de ti? ¿Qué opinas de esta opción de estudios? ¿La considerarías? ¿Crees que hay otro beneficio o inconveniente que se me olvidó mencionar? Puedes opinar con confianza en los comentarios.

Y una vez dicho esto, sólo me queda despedirme por ahora, desearte un excelente día y recordarte lo siguiente: si has decidido empezar con los estudios, no permitas que nada te detenga, claro que encontrarás inconvenientes y dificultades, pero debes seguir firme, a menos que haya una final de campeonato…

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+82Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

7 Respuestas

  1. Oscar 15 Febrero, 2015 / 13:51

    Una vez intente estudiar ingles y me pareció tan difícil que acabe dejándolo.

    No creo que nunca asista a clases de ingles, aunque no descarto aprender en el país de origen.

    Hasta pronto

    • Felipe Rodríguez 15 Febrero, 2015 / 22:07

      Si, algunas de las leyes de pronunciación son algo complicadas, se necesita bastante práctica para dominarlo.
      En ese caso te deseo suerte si decides aprenderlo en el país de origen, por cierto, de eso tratará la siguiente publicación, sobre el aprendizaje por inmersión total.
      Hasta pronto.

  2. Oscar 16 Febrero, 2015 / 14:55

    La espero, pues no descarto eso que dices de la inmersión.

    Venga amigo, un abrazo

  3. anita 16 Febrero, 2015 / 18:38

    jejejejeje…
    exelente artículo Ingeniero!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *