Un mal día

Capítulo I

Miguel Ramos se encontraba en esos momentos sentado frente al televisor, la película que se transmitía era lo de menos ya que su mente estaba lejos de ahí, no podía dejar de preguntarse cómo era posible que toda su situación hubiera cambiado en tan poco tiempo, ¿qué era lo que había hecho mal? ¿Cómo era que había tenido un día tan malo?

La canción “Yesterday” resonaba en su cabeza, como un cruel recordatorio de todo, y es que apenas ayer todo estaba tan bien, quizás no estupendo, pero definitivamente le iba bien, tenía un trabajo estable, una gran posibilidad de recibir un ascenso, una casa recién comprada gracias a un préstamo bancario, una prometida y muchos planes para el futuro. Quiero seguir leyendo

Reporte oficial II

Primer capítulo…   Capítulo anterior…

Sus excelencias.

El motivo de este reporte es para comunicarles la resolución a la que hemos llegado dada la situación que se ha venido dando con el prisionero identificado como T-256.

Desde que recibimos al prisionero nos hemos vistos en una serie de situaciones que han puesto a prueba no sólo a la integridad de las instalaciones, sino también a la de algunos cuantos guardas.

Me abstengo de detallarle las situaciones durante su estadía en los campos de trabajos forzados debido a que según tengo entendido ya ustedes están al tanto de todo ello gracias al reporte enviado hace poco y por tanto considero innecesario tener que repetirlo, sin embargo, deseo hacer énfasis en la página 3 del reporte, como podrán ver, el prisionero es un peligro cuando se encuentra cerca de maquinaria o aparatos eléctricos, lo curioso es que al parecer no se percata de ello.

Por tanto solicito que se tomen medidas inmediatas, aunque la desintegración pueda sonar tentadora, la simple idea de tener al prisionero cerca de un aparato de tal poder me aterra, así que considero que lo más seguro será que lo lleven hacia el monstruo.

Quedo en espera de su pronta respuesta.

*****

¡¡¡Urgente!!!

¡Que ha domesticado al monstruo! ¡Sáquenlo de este planeta y no lo traigan de vuelta!

*****

Y fue así como el humano volvió a su vida normal, libre de preocupaciones y feliz de estar en la comodidad de su hogar, al menos hasta que los agentes del área cincuenta y tantos se enteraron de que había regresado, entonces decidieron ir a hacerle una visita, pero esa amigos míos, ya es otra historia.

*** FIN***

Reporte oficial

Primer capítulo… Capítulo anterior…

Informe 14X-T31

Las cosas no han sido fáciles desde que el prisionero T-256 fue integrado en las instalaciones.

Como ustedes bien lo saben, luego del juicio y por medio de las votaciones se sentenció al prisionero a trabajos forzados durante los siguientes 175 años, sin embargo, durante su primer día decidió usar las herramientas de trabajo como alguna especie de arma arrojadiza, según él, esto lo hizo para entretenerse durante sus horas libres, lo cual es extraño ya que los prisioneros no tienen horas libres. Quiero seguir leyendo

Petición

¡Musa vuelve a mí! Sé que dije que podías tomarte unas vacaciones todo pagado a donde quisieras mientras terminaban los exámenes, y sé que justo después de eso mi disco duro se dañó y me quedé sin pc algunos cuantos días, y sé que cuanto al fin se le agregó un nuevo disco duro (larga y terrible espera…) tuve que dedicarle algunos días a mi computadora para volver a instalar los programas básicos, pero es que la espera se está tornando larga y si continúo en estado de inactividad absoluta volverán las sospechas de que he quedado atrapado en alguna isla desierta con sólo una piedra llamada Godofredo como mi único acompañante, o que quizás durante alguna excursión a los Himalayas me encontré con una tribu de Yetis que decidieron adoptarme como uno de ellos debido a mi crecida barba que por lo general uso para guardar mis cosas (nota personal, quizás sea momento de rasurarme) o que quizás alguna fruta o vegetal mutante del espacio exterior invadió mi casa y me tiene prisionero y lo que es peor aun, sin siquiera darme conexión a internet.

Además que si no escribo de nuevo con regularidad no podré terminar todos aquellos relatos que aun están pendientes y ya es sólo cuestión de tiempo antes de que las multitudes empiecen a perseguirme con antorchas y tridentes, y quizás haya quien piense que ya debería de haberme acostumbrado tomando en cuenta que es ya la décima vez que algo así me ocurre, pero lo que no sabe es que estas multitudes empiezan a ejercitarse por las mañanas y un día de estos me van a alcanzar (nota personal, debo comprar un auto…); así que musa, regresa y ayúdame a inspirarme con tu presencia para seguir escribiendo en este tan querido blog que dentro de poco cumplirá un año más, por cierto, ¿me ayudas también a planear alguna publicación especial para esa fecha?

Así que aquí me quedo, en espera de tu regreso.

Felicidad

—¿Por qué sonríes?

—¿Y por qué no? ¿Acaso no brilla el sol en el cielo? ¿Acaso las aves no nos regalan sus mejores trinos? ¿Es que no sientes a la tierra girar mientras hace su travesía eterna alrededor del sol? Sólo basta con cerrar los ojos para sentirte parte del universo, mira a tus espaldas y verás el pasado que te impulsa a seguir avanzando y a volverte la mejor versión de ti mismo, mira hacia adelante y verás un futuro con promesas y metas que te motivan a no darte por vencido, mira a tu alrededor y descubrirás cientos de motivos para sentir felicidad.

—¿Felicidad?

—¡Exacto! ¡Felicidad! Esa es la palabra clave amigo mío,  felicidad por la vida, por las promesas y metas, por ser parte de este universo y por tener la capacidad de influenciar positivamente a aquellos que te rodean, ¿no lo has pensado? En tus manos está el poder hacer un bien a alguien más, puedes cambiar al mundo, muchos lo llaman imposible, pero yo lo llamo inevitable.

—Interesante.

—¡No sólo interesante! ¡Increíble! Piénsalo, las personas tenemos tanto potencial, son tantas las posibilidades que se nos presentan, es sólo cuestión de entrar en acción, me preguntas por qué sonrío, indagas sobre las razones de mi felicidad, la respuesta es simple, es la vida misma que se nos presenta la que me hace sonreír y sentirme más vivo que nunca.

—Asumiré que ya recibiste la carta, es la única explicación científica para que te hayas vuelto tan poético.

—¡Si es que llevaba casi dos meses esperando esa carta! ¿Por qué es tan difícil recibir una carta de mi media naranja que está estudiando en otro país? Por cosas así es que se inventó el email, pero es que el correo tiene un toque único, pero con estos tiempo de entrega te aseguro que poco me falto para irme caminando hasta donde ella, te lo digo, hay una conspiración detrás de todo esto, en la lista de conspiradores incluyo a quien me retrasó durante media hora en la fila del banco, al compañero de clase al que le presté dinero en el pre-escolar y que jamás me pagó y a quien sea que haya causado el apagón la semana pasado, apagón del que por vez primera en muchos años no soy responsable… creo, no recuerdo bien lo que hice la semana pasada…

—Y con eso se acabó tu lado poético…

Las musas

Solicitud

—¡Musa! ¡Ven a mi! No abandones a este pobre humano que sólo desea encontrar su camino entre las páginas en blanco. ¿Por qué insistes en guardar silencio? ¿Acaso ignoras mi llamado? ¿Acaso tendré que soportar este pesado silencio?

Pero nadie respondió, y es que desde que las musas decidieron formar un sindicato, las cosas se habían vuelto algo más complicadas. Quiero seguir leyendo

Recuerdos

La lluvia no le impidió salir, se colocó el abrigo y se dirigió con paso firme hacia el exterior, tenía un devaneo por salir a viajar sin rumbo, le gustaba extraviarse entre las calles de la ciudad, no sabía las razones de ello, pero tampoco era algo que le interesara demasiado.

Esa noche se sentía en especial inquieto, sentía ganas de correr y gritar tan fuerte como sus pulmones se lo permitieran, pero se abstuvo, no quería llamar la atención y aunque bien era cierto que las calles estaban desiertas debido a la lluvia, podía sentir indiscretas miradas a través de las numerosas ventanas. Quiero seguir leyendo

La sonrisa

—¿Los gatos sonríen? —preguntó la pequeña niña de ojos azules mientras miraba con curiosidad a su madre.

—Claro que no —respondió la madre ante la extraña duda de su hija.

Al día siguiente la misma pregunta fue hecha y se recibió la misma respuesta, la mujer no le prestó demasiada atención ya que conocía la poderosa imaginación de la pequeña, quien acostumbraba aparecer con dudas algo extrañas, sin embargo, había algo diferente esta vez, ya que su hija parecía en verdad pensativa y preocupada acerca de los gatos y la posibilidad de la sonrisa. Quiero seguir leyendo

Dos historias de amor

Travesía

—Crucé océanos enfurecidos con olas tan grandes que poco faltó para que el barco quedara despedazado, atravesé los más áridos desiertos, donde la sed era abundante y el agua escasa, luego llegué a las zonas frías, no importaba lo grueso de mi abrigo, mis dientes castañaban y las tormentas de nieve ponían obstáculos a cada minuto, y aún me falta mucho más de qué hablar. Mi travesía fue larga, mi vida estuvo en peligro tantas veces que llegué a perder la cuenta, pero no me arrepiento de ello, ya que vi cosas que pocos han visto, exploré el mundo y sus misterios, llegué a perder parte de mi civilización, lo que me volvió más humano, pero sobre todo, no me arrepiento porque logré cumplir mi misión y pude traer ante ti este tesoro como muestra del amor que he sentido por ti y que seguiré sintiendo hasta el fin de los tiempos —dijo él mientras le mostraba una bolsa. Quiero seguir leyendo