Comentario de tareas e inspiración

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook9Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

He estado ocupado con varias cosas y aunque si he tenido mis oportunidades para sentarme frente al teclado y crear una nueva publicación para el blog, lo cierto es que mi mente había decidido establecer una especie de huelga (eso o estaba de vacaciones, es difícil saberlo con precisión), bien podría haber forzado la mente y quizás… sólo quizás… si la suerte estuviera de mi lado, si los planetas en ese momento estuvieran alineados y si hubiera sido iluminado por la inspiración ocasional que ocurre una vez cada mil años… podría haber creado algo bueno, pero aquí está el detalle: tengo una estricta política de no publicar por obligación, no es cuestión de ser irresponsable (lo soy… pero ese no es el punto…) es debido a que hice este blog para divertirme, pasarlo bien y compartir mis escritos con ustedes, mis amigos que han estado desde el otro lado de la pantalla viendo mis locuras.

Mis escritos el 99% de las veces son espontáneos, con respecto al otro 1% se podría decir que en parte también lo es, por un lado me gustaría ser de esas personas que se dicen a sí mismo:

“Mi mismo, hoy te sentarás durante dos horas y avanzarás con el relato que dejaste pendiente desde hace ya casi medio siglo, mañana avanzarás con la guía de supervivencia y para este fin de semana continuarás con la trama de la novela que has dejado abandonada desde hace ya algún tiempo.”

Pero no soy así, al menos en lo que respecta a la hora de escribir para el blog, puedo tener días de intensa actividad en la que aprovecho para escribir un poco (o mucho) al día y adelantar escritos que luego voy publicando de poco a poco, pero hay veces que por más que lo intente no siento esa motivación, ese deseo loco por publicar (que conste, hablo de publicar, no de escribir), así que en esas ocasiones lo que hago es que escucho música, leo, converso con amigos, veo películas o busco cualquier otro pasatiempo, no quiero publicar sólo por obligación o miedo a ser linchado por una turba enfurecida (agradezco tener la suerte de contar con excelentes y comprensivos lectores que entienden y perdonan el hecho de que de vez en cuando me desaparezco sin dejar rastro alguno y que si bien es cierto que en el aspecto corporal sigo en el mismo sitio de siempre, mi imaginación e inspiración navegan entre los límites del espacio).

Universo

photo credit: Space Engine via photopin (license)

Como dije, todo lo que escribo lo voy haciendo no sólo cuando tengo algo de tiempo (tanto por hacer y tan poco tiempo…) sino también cuando siento esa chispa que me hace ver una hoja en blanco (puede ser papel, una hoja de Word, mi blog o en casos extremos incluso un pedazo de servilleta o periódico) y sentir que si no empiezo a escribir el universo entero podría explotar y eso es algo que prefiero evitar, tengo una enorme lista de cosas por hacer (y no hace más que aumentar mes a mes) así que por ahora no puedo darme el lujo de dejar que el universo explote.

Incluso este artículo fue escrito de manera improvisada usando una de esas chispas, llevaba casi una semana pensando en lo que publicaría, pensando que al menos debería ser una explicación de tan larga ausencia y aprovechar para aclarar que no se debe a que fui secuestrado por aliens o debido a que por algún muy breve e inocente malentendido en un restaurante terminé con treinta y siete cadenas perpetuas en una prisión de máxima seguridad, no mis amigos, esas dudas no pueden haber entre nosotros, tenía que explicarles mis motivos.

Ahora bien, por favor no confundan improvisado con descuidado, yo pongo empeño en mis escritos y si bien es cierto que quizás se me escape por accidente en muy raras y contadas ocasiones un error ortográfico, siempre procuro leer lo que escribo unas cinco veces antes de publicarlo, le cambio todo aquello que vea fuera de lugar, evito las palabras repetidas y procuro que lo que escribo sea fluido, que no se sienta demasiado cargado o con partes entrecortadas.

El hecho de que no escriba en el blog no significa sin embargo que deje por completo de escribir, en lo material tengo cerca de mi un cuaderno que de poco a poco voy llenando con ideas para relatos, publicaciones e incluso novelas, en esos casos no hago distinción, no importa si en el momento las ideas suenen absurdas o imposibles (al menos para los demás, en mi caso considero posible y lógico el 99% de las cosas que escribo, llámese a esto la habilidad para creer en lo improbable), además tengo un archivo en Word en el que voy desarrollando estas ideas de forma simultáneas, es un desastre en cuando a la combinación de tramas e historias que se combinan (que van desde micro relatos hasta relatos, obras de teatro y novelas) y aunque tengo mi método para verle sentido a todo eso, creo que alguien más necesitaría un diagrama y un curso intensivo de tres semanas para saber en qué momento termina una historia y empieza otra, lo cual es excelente porque es a prueba de robos, es justo por eso que lo hice así, no porque sea un desastre en lo que respecta al orden (o eso es lo que me digo cada mañana al ver mi habitación), sino debido a que tengo un método infalible para asegurar una jaqueca de por vida a todo aquel que intente leer ese archivo mientras las historias no estén terminadas.

En estas semanas las ocupaciones se han incrementado un poco (¿ya les comenté que estoy estudiando una segunda carrera los sábados?) pero mi ausencia es principalmente inspiracional, no sé que escribir, y cuando sí lo sé no sé como empezarlo y luego no sé como continuarlo y por último no sé como es posible que nadie reconozca la identidad de Clark Kent cuando este sólo se quita los lentes pero esto último no viene al caso (aún así si quieres comentar tus teorías créeme que tendríamos para una interesante charla).

Citando un caso, en estos momentos siento de nuevo esa inspiración,  prueba de ello es que ya casi termino con este artículo y aún así no me siento satisfecho, así que imagino que luego de esto avanzaré con algunos relatos, tanto para el blog como para aquellos que estoy guardando y que no tengo idea de lo que haré con ellos (quizás los publique cuando tenga unos 50 de ellos, con respecto a la obra de teatro, bueno, soy ambicioso así que no descansaré hasta verla puesta en escena, así deba ser yo quien consiga a los actores).

Así que espero mis amigos, que perdonen a este escritor que se desaparece con más frecuencia de la que es posible contar, no es por falta de voluntad, es debido a que no deseo presentarles escritos hechos en base a una rigurosa disciplina (no tengo nada en contra de ello, por el contrario, me gustaría ser así de disciplinado pero creo que la técnica de la improvisación me resulta mejor en cuando al tono de mis escritos, les da ese aire único, ese nosequé que queseyo), pero de algo estén seguros y es de lo que les he estado confirmando de vez en cuando, no importa cuantas veces me pierda,  siempre volveré a este mi querido blog, que es tanto mío como de ustedes.

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook9Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

6 Respuestas

  1. Mirta 16 febrero, 2016 / 10:57

    Hola Felipe!! Que bueno saber que estas bien!! Que gracioso que esta este post me hiciste reír, con la justificación de tu ausencia, eso de leer 5 veces por si hay un error, el robo de algún archivo ;-)) todo esta fantástico como siempre!!! Ohh no me digas que es, verdad!!
    Un abrazo
    PD: Si por casualidad escribís un post y no lo leo, es que estoy en mi aventura en Japon. Voy a ir a contar cuanta gente hay, realmente ;-))

    • Felipe Rodríguez 10 marzo, 2016 / 22:27

      ¡Hola!
      Sí, feliz de estar vivo y de vuelta 😀
      Me alegro, siempre busco que las publicaciones hagan reír, nada como una buena carcajada para olvidarse de los problemas.
      Un abrazo.
      ¿Japón? Suena interesante y divertido, el mejor de los éxitos en tu misión y si necesitas ayuda cuenta conmigo.

  2. Marigem 26 febrero, 2016 / 10:49

    Hola Felipe!!!!! Opino como tú, hay que escribir por diversión en el blog, jamás por obligación.
    Respecto a las gafas de Superman en casa tenemos esta discusión muchas veces, yo soy muy prosuperman y digo que es posible que con su encanto hipnotice y nuble la vista y no puedan ver claramente sus rasgos faciales pero el resto de mi familia dice que eso es una tontería y que mi hijo cuando se quita las gafas para hacer algo la gente lo reconoce igual,jejejeje.
    Un abrazo y me ha gustado mucho el post, seguro que consigues publicar cuando menos te lo esperes.

    • Felipe Rodríguez 10 marzo, 2016 / 22:31

      ¡Hola! Así es, las cosas buenas de la vida pierden su magia si son vistas como obligación.
      Excelente teoría, no se me había ocurrido, y confieso que al igual que tu hijo yo también he hecho la prueba y a mí tampoco me resulta, será cuestión de seguir intentando ja ja ja.
      Un abrazo, me alegro que te haya gustado la publicación y me alegro también de poder confirmar tu predicción ya que aquí estoy listo para volver a poner en marcha el blog.

  3. Estrella Amaranto 4 marzo, 2016 / 6:34

    Holaaaa Felipe,
    Por fin has dado de nuevo “sintomas de vida” virtual, de lo cual me alegro. También coincido en este punto del que nos comentas, el de escribir por diversión, de lo contrario sería una estúpida obligación y una pérdida de tiempo.
    Escribe cuando de verdad sientas ganas de hacerlo y seguro que las musas regresarán de inmediato. En mi caso voy desbordada de tareas y estoy al lado opuesto de tu actual estado de latencia o como si de “invernación” se tratase, conozco también esos síntomas de los que nos hablas y lo mejor es tomarse las cosas según vienen y seguir disfrutando de las pequeñas cosas de la vida, que son las que de verdad nos hacen felices.
    Un abrazo y seguiré pendiente de lo que decidas.

    • Felipe Rodríguez 10 marzo, 2016 / 23:09

      ¡Hola!
      Así es, es que si me desaparezco demasiado luego empiezan los rumores que si fui raptado por aliens, que si me exiliaron a una isla desierta o que si terminé en alguna otra dimensión.
      Correcto, el secreto para hacer algo bien es disfrutar de ello, hacerlo porque te hace feliz y nunca verlo como una carga.
      Me alegro de decirte que las musas han vuelto luego de este descanso y ahora me piden que continúe escribiendo y ¿quién soy yo, simple mortal, para oponerme a sus designios? 😉
      Mucho éxito con tus tareas de las cuales estoy seguro saldrás bien, muy buen dicho, hay que disfrutar de esas pequeñas cosas y ser felices.
      Un abrazo y gracias por pasar por el blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *