Como controlar el estrés (Parte 2)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

Nota: Entrada publicada originalmente el 22 de Noviembre del 2013 y actualizada el 14 de Julio del 2015.

Quiero empezar la publicación diciendo que la batalla contra el estrés no siempre es fácil, todos tenemos a veces un día en extremo malo o quizás pasamos por alguna situación desesperante que hacen que cosas como estar calmado parezcan algo imposible, la buena noticia es que existen maneras de superar momentos así.

En la primera parte mencioné algunos efectos negativos del estrés y sugerí cinco maneras de controlarlo para que cada quien las ponga a prueba y se decida por aquellas que le den mejores resultados, pero ese no fue el final, aquí estoy de nuevo listo para continuar dando sugerencias para salir victorioso de la batalla contra el estrés. no podemos permitr que trabajos, horarios largos, informes extra, exámenes, llantas desinfladas, vecinos extraños, compañeros de empleo/estudio expertos en planes malvados ni malentendidos internacionales afecten nuestros propósitos de mantenernos libres de estrés.

Casualmente hoy pasé por una situación que muchos podrían considerar estresante, me refiero a estar más de hora y media esperando en una fila,  admitiré que apliqué una de las técnicas aquí descritas y que me ayudó, pero aún así no fue fácil tener que esperar tanto, por cierto, si te preguntas cual de las técnicas fue la que usé, solo diré que dormir de pie y con los ojos abiertos no es tan fácil como parece.

Al igual que en la publicación anterior, recomiendo que intentes todos los métodos ya que cada persona es distinta así que algunas opciones tendrán más efectividad con unos que con otros, así que te invito a comentar tus resultados, opiniones y sugerencias al respecto.

Así que sin más preámbulos aquí están las otras cinco sugerencias:
  • Leer: Busca alguno de tus libros preferidos, ponte cómodo en un lugar con una buena iluminación y olvídate de todos tus problemas, la lectura te puede ayudar de dos maneras, la primera es que liberas la mente mientras te embargas a través de las páginas, la segundo es que te ayuda a poner todo en perspectiva, podrías pensar que tienes problemas pero si lo comparas quizás con algún relato en donde el protagonista es perseguido por dinosaurios, aliens, monstruos, clones, robots furiosos, insectos gigantes y/o abogados, entonces como que de repente tus problemas ya no son tan graves. ¿No tienes libros? Visita la biblioteca más cercana, sólo procura mantenerte en silencio, los bibliotecarios tienen una puntería sorprendente para lanzar enciclopedias si haces demasiado ruido, o al menos eso dicen…
  • Respira y cuenta hasta diez: La técnica por excelente tanto para es estrés como para la ira, es fácil de hacer y los resultados son bastante buenos, eso si, debes hacerlo de la manera correcta, nada de intentar hacer atajos del tipo uno… dos… más tres son cinco más cinco son diez.
  • Reír: El humor, remedio para muchos males, hace que los problemas no luzcan tan grandes ni tan graves como podrían parecer en un principio, hay muchas maneras de divertirte ya sea con programas, mi blog, libros, mi blog, películas, blogs (como el mío), entre otras más (¿ya mencioné mi blog?), así que puedes elegir tu método preferido.
  • Ejercitarse: Está comprobado que el ejercicio ayuda de una manera tanto física como mental, así que ir a correr un poco o practicar algún deporte que te guste podría ayudarte bastante, sin embargo, debido a que el estrés puede cansar y debilitar a las personas luego de un tiempo, hay que tener algo de moderación dependiendo de que tanto estrés tengas, si tenías planeado por ejemplo inscribirte en un maratón de 45 kilómetros, quizás deberías reconsiderarlo un poco.
  • Dormir: ¿Quién no disfruta de una relajante noche de sueño? Descansar no sólo ayuda a reponer energías y recobrar fuerzas, también ayuda a ver las cosas desde otro punto de vista si por ejemplo estás pasando por una situación en la que no se te ocurre como solucionarlo, una buena noche de sueño te puede ayudar a pensar con más claridad. Más de uno de nosotros se inspiró o encontró la solución a sus problemas gracias a la ayuda de nuestras almohadas.
De todas esas técnicas ¿cual te llama más la atención? ¿Cual has intentado o piensas intentar? Te invito a dejar tu comentario.

Espero que la publicación te haya sido de ayuda, recuerda siempre poner en práctica aquellas técnicas que más te hayan funcionado y en caso de que decidas intentar lo de quedarte dormido de pie, un consejo: practica antes de intentarlo, de preferencia mientras tienes un colchón cerca, caer de cara es más doloroso de lo que parece,

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

3 Respuestas

  1. Mirta 18 julio, 2015 / 3:43

    Leer y reírse son dos maravillosas formas de espantar el estrés!! Como medicina preventiva
    te leo siempre { ;-))
    Que tengas un fin de semana hermoso!! Un abrazo

    • Felipe Rodríguez 18 julio, 2015 / 21:40

      ¡Así es! 😀
      Esa es una excelente medicina preventiva ja ja ja
      ¡Gracias e igualmente!
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *