Santa desapareció misteriosamente

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+7Tweet about this on TwitterShare on Facebook6Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

El día de hoy doy por inaugurada la primera de las publicaciones especiales que saldrán durante esta época del año, las otras las publicaré muy pronto y también tendrán un toque navideño.

¿De qué hablaré el día de hoy? De ese conocido personaje que viste de rojo y que se moviliza en un trineo que es jalado por mágicos renos voladores, usa un enorme saco lleno de regalos para todos los niños del mundo, le gusta bajar por la chimenea (o la ventana si la casa no tiene chimenea), come leche y galletas (o si no hay, entonces lo que encuentre en el refrigerador) y tiene la famosa frase de “Jo jo jo Feliz navidad”, así es, como ya habrán adivinado, hoy les hablaré acerca de… el monstruo del pantano, esa amigable criatura que esparce regalos y felicidad por dondequiera que vaya.

Pero ya hablando en serio, me estoy refiriendo al personaje conocido como Santa Claus o San Nicolás, el cual es bastante mencionado en películas, series y anuncios durante toda esta época.

Dependiendo de cada quien, puede que alguna vez hayan creído en ese personaje, que sigan creyendo en él (¿quién soy yo para arruinar sus sueños?) o que nunca hayan creído en él y que desde muy pequeños les hayan dicho la verdad.

Imaginemos que tienes un hijo bastante pequeño y que de repente llega y te pregunta si ese personaje es real, aquí tienes dos opciones, decirle que existe o que no existe (o también tienes la opción de cambiar de inmediato la conversación, fingir desmayo o escapar tan rápido como puedas), independientemente de lo que decidas, te doy varias opciones para decírselo de una manera original:

Decirle que existe

“Si existe, en realidad… yo soy Santa.” ¿Por qué no quedarte con el crédito de todas formas? Además, si al decirlo usas un tono dramático podrías darle un ambiente aún más emocionante a la noticia, luego le explicas que lo de la barba y el polo norte son solo noticias falsas para no levantar sospechas de que eres el verdadero Santa y así mantener el anonimato.

“Claro que si, en estos momentos está en algún lugar del río Amazonas luchando con pirañas mientras se afeita usando una cuchara.” Con una explicación así existen dos posibilidades, el niño te hará más preguntas de las que puedes contestar o simplemente no volverá a mencionar el tema.

“Santa es real, y si no recibes los regalos que tanto deseas, como el televisor plasma de 50 pulgadas, la última consola de videojuegos junto con los mejores 25 juegos, una espada láser, un verdadero dragón volador, un súper héroe como guarda espaldas y todas las demás cosas que has pedido… la culpa es completamente de él.” Buena opción cuando los regalos solicitados son demasiado costosos o imposibles y debes salir de esa situación sin quedar mal.

Decirle que no existe

“No.” Respuesta más directa y breve imposible.

“Según las leyes de la física, para que Santa pueda viajar alrededor del mundo en una sola noche, haría falta una velocidad tan grande que desintegraría todo de manera inmediata así que es imposible que exista.” Un poco de explicación científica no le hace daño a nadie.

“¿Sabes? A tu edad yo tenía esa misma duda y le pregunté a mis padres, ellos me contaron la verdad y ahora es mi turno para hacer lo mismo, Santa es solamente un mito, los regalos vienen de parte de tus seres queridos y las personas que ves disfrazadas igual que él, son en realidad trabajadores que cobran un salario por eso.” Apuesto a que llegado este punto muchos de ustedes no esperaban una respuesta tan coherente de mí parte.

Ahora bien, supongamos que tienes un hijo que cree en Santa y que llegó el momento de decirle la verdad, también en ese momento tienes muchas opciones para darle la noticia, entre ellas:

“En realidad todos los regalos recibidos fueron hechos por nosotros, aunque con respecto a las galletas y el vaso de leche que desaparecían cada noche de navidad, debo confesar que no tengo la menor idea de eso y no comprendo cómo era eso posible, quizás hayan sido los extraterrestres.” Así a partir de ese momento el niño seguirá creyendo en algo más.

“Santa ya no es real, él desapareció misteriosamente… en el triángulo de las bermudas… mientras luchaba contra tiburones venenosos voladores gigantes… que disparaban rayos láser… y también contra Chuck Norris…que también disparaba rayos láser…” De esta manera, al menos le dirás que se fue con estilo y el niño quizás no se sienta tan mal.

“Lamento decirte que Santa en realidad nunca existió, verás, todo eso te lo dije para mantener vivo en ti las ilusiones propias de la infancia, sin embargo, ya creciste y debes saber la verdad, todo lo relacionado con Santa es falso, incluso en teoría tu podrías ser solamente producto de la imaginación de alguien más, ¿habías pensado en eso?” Nada como algo de filosofía existencial para darle la noticia, aunque el niño podría necesitar terapia por algo así.

“Verás, quiero ser sincero contigo, en realidad Santa no existe, es solamente una leyenda, igual que el ratón/hada de los dientes, el coco y tu tío Cleto, en realidad ninguno de ellos existe, solo te dije que existían para ver si me creías.” No lo recomiendo pero lo dejo a decisión del lector.

“¿La verdad? ¿Quieres saber la verdad? Tú no eres capaz de manejar la verdad, ni siquiera serías capaz de reconocer la verdad aunque se pusiera enfrente de tu rostro y te dijera “mírame, soy la verdad”, si llegara a decirte la verdad tu universo entero y la misma vida como la conoces acabaría para siempre en cuestión de segundos, ¿sabes qué? ¡Me niego a seguir llevando esta conversación tan irracional!” No creo que esta sea la mejor opción posible pero quizás les funcione.

Y con este último ejemplo dicho, solo me queda despedirme por ahora y desearles a todos ustedes un buen día y desearles suerte explicándoles la misteriosa desaparición de Santa a los niños pequeños.

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+7Tweet about this on TwitterShare on Facebook6Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

7 Respuestas

  1. Anonymous 18 Diciembre, 2013 / 18:14

    jajajajaXD el tio cleto no existe!!! pero por que el mundo me trata asi x,x

    • Quijote 18 Diciembre, 2013 / 20:34

      Si, triste pero cierto, la verdad es que ese tipo de noticias pueden afectar bastante XD

  2. Anonymous 19 Diciembre, 2013 / 13:49

    ja ja ja….. esa última opción es genial para una cinefila como yo!!!!!
    Estuvo divertidisima!!!!
    eres genial!!!

    • Quijote 19 Diciembre, 2013 / 15:23

      Si, le da un tono bastante interesante y memorable a la conversación.
      Gracias!!!!

  3. Anonymous 19 Diciembre, 2013 / 13:53

    Acabas de echar por tierra las ilusiones de que tenga hijos.
    No podría lidiar con algo asi. XDDD

    • Quijote 19 Diciembre, 2013 / 15:12

      No es nada fácil una situación así, pero uno siempre encuentra la manera de lograrlo, una buena forma de lidiar con eso es usar la respuesta de “No” desde un inicio, eso ayuda mucho XDD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *