Detalles del juicio

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+85Tweet about this on TwitterShare on Facebook3Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

Primer capítulo…   Capítulo anterior…

Esas especies de vacaciones no le estaban cayendo nada mal al hombre, una buena habitación, excelente y variada comida, sin preocuparse por llamadas del trabajo y con jacuzzi y servicio a la habitación, además todo era gratis por lo que ni siquiera tenía que temer de ser lanzado del hotel de un momento a otro por haberse quedado sin fondos ¿qué más podía desear?

El tiempo pasó con rapidez y antes de que se diera cuenta ya estaba siendo escoltado hasta el lugar en el que se haría el juicio, la multitud llenaba el lugar, todos expectantes debido a lo que estaba por suceder, al parecer sería un día lleno de emoción.

Los jueces hicieron su aparición, llevaban un andar lento y cada uno tenía dibujado una especie de signo en la frente, se colocaron en el lugar que les correspondía y luego hicieron la señal para que los guardias llevaran al acusado y al acusador enfrente de ellos.

—¡Amigo! —dijo el hombre al ver a Larry acercarse y colocarse a su derecha— Así que has venido a visitarme, ¿de casualidad no habrás traído contigo un bigote postizo? Es que se me acaba de ocurrir un plan y pues si funciona…

—Silencio humano —dijo Larry, quien no podía ocultar su felicidad ante lo que estaba a punto de suceder—, al fin ha llegado el momento de pagar por lo mucho que me hiciste sufrir cuando fui a tu planeta.

—¿Pagar? Pero si no es necesario, sé que estás agradecido y todo pero creo que ya con estas vacaciones que me diste me has pagado más que suficiente, aunque si insistes ¿qué opinas de dejar que me quede aquí unos días más y quizás regalarme algunos cuantos inventos para ir a venderlos cuando regrese, creo que con eso ya podré renunciar a mi trabajo y así poder seguir el sueño que he tenido desde hace mucho, ser millonario sin necesidad de trabajar.

montones de dinero

photo credit: Money via photopin (license)

—Si las excelencias están de acuerdo –se dirigió Larry a los jueces mientras trataba de mantener la cordura—, ¿ya podemos empezar el juicio?

—¡Que empiece! —Dicen los tres jueces como si fueran una sola voz.

Antes de avanzar con la historia, me gustaría aclarar algunos puntos con respecto a la manera en la que los juicios son celebrados en este planeta, todo esto ya le fue explicado al hombre (quien trató de prestar atención durante los primeros minutos pero que luego se aburrió y terminó pensando en la explicación que le daría a su jefe cuando volviera a la oficina).

Para empezar, no hay abogados, los acusados deben defenderse por sí mismos, a la vez es el acusador quien debe presentar las pruebas para demostrar el crimen cometido.

Los juicios son breves, no hay necesidad de tantos términos legales y el término de «Testigos» se desconoce, lo que ahí ocurre es una batalla verbal (por así decirlo) entre el acusado y el acusador, esto puede durar un tiempo máximo de unas dos horas, aunque por lo general duran menos que eso.

Mientras tanto, los jueces durante ese tiempo sólo se dedican a escuchar en silencio y quizás a tomar algunos cuantos apuntes sobre las cosas dichas en caso de que lo consideren necesario, aunque por lo general aprovechan ese tiempo para escribir la lista de compras o de tareas pendientes; luego de la batalla verbal es cuando ellos entran en acción, hacen preguntas a ambos con respecto a aquellos puntos que no les quedaron claros.

Luego llega el momento en el que cada juez debe dar su veredicto, en caso de que los tres coincidan en que el acusado es inocente se le libera para que quede libre de cargos y que así pueda volver a su planeta; pero si aunque sea uno de los jueces emite el veredicto de culpable, entonces es momento de decidir la manera en la que deberá pagar por sus crímenes, para esto hacen uso de los votos del público, la opción más votada es la elegida.

Debido a que se necesita el veredicto de inocencia por parte de los tres jueces (hasta ahora ni siquiera uno sólo de ellos había hecho eso), podrán imaginar que las esperanzas de parte de los acusados era prácticamente nula.

Larry estaba feliz y ya hasta empezaba a sentirse recuperado de todo el estrés que había sufrido en esos últimos días, gracias a ese juicio dentro de poco se vería libre del hombre, quien seguramente pasaría el resto de su vida haciendo trabajos forzados (claro, siempre y cuando no fuera desintegrado o devorado por un monstruo gigante).

Siguiente capítulo…

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+85Tweet about this on TwitterShare on Facebook3Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

8 Respuestas

  1. Mirta 16 Agosto, 2015 / 15:49

    Así no vale, otra vez en lo mejor….continuara 🙂
    Muy buena historia!!!! Un abrazo

    • Felipe Rodríguez 19 Agosto, 2015 / 17:33

      Es la fuerza de la costumbre, me encanta demasiado el suspenso ja ja ja
      ¡Muchas gracias! Un abrazo.

  2. María 17 Agosto, 2015 / 2:22

    No hay manera de saber que le pasará a este humano, jejeje. Intrigadísima me tienes. Un abrazo.

    • Felipe Rodríguez 19 Agosto, 2015 / 17:35

      Sólo el tiempo lo dirá, esperemos lo mejor ja ja ja.
      Ya pronto habrá un nuevo capítulo. Un abrazo.

  3. Anita 17 Agosto, 2015 / 9:23

    Huy no!!!!
    No se vale Ingeniero!!!!
    Pobre extraterrestre….. con cada continuará hace más largo su suplicio…. 😉
    Excelente historia!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *