Dos historias de amor

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+5Tweet about this on TwitterShare on Facebook3Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

Travesía

—Crucé océanos enfurecidos con olas tan grandes que poco faltó para que el barco quedara despedazado, atravesé los más áridos desiertos, donde la sed era abundante y el agua escasa, luego llegué a las zonas frías, no importaba lo grueso de mi abrigo, mis dientes castañaban y las tormentas de nieve ponían obstáculos a cada minuto, y aún me falta mucho más de qué hablar. Mi travesía fue larga, mi vida estuvo en peligro tantas veces que llegué a perder la cuenta, pero no me arrepiento de ello, ya que vi cosas que pocos han visto, exploré el mundo y sus misterios, llegué a perder parte de mi civilización, lo que me volvió más humano, pero sobre todo, no me arrepiento porque logré cumplir mi misión y pude traer ante ti este tesoro como muestra del amor que he sentido por ti y que seguiré sintiendo hasta el fin de los tiempos —dijo él mientras le mostraba una bolsa.

—Cariño, tu imaginación e historias siempre logran fascinarme —contestó ella—, sin embargo, ya sabes que una embarazada no debe pasar hambre, así que pásame de una vez la bolsa de las compras del supermercado y luego me sigues contando.

 El momento esperado

Ahí estaba ella, con esa sonrisa nerviosa y ese brillo en su mirada, parecía como sacada de algún cuadro, aquel viejo edificio detrás y el tono naranja de ese atardecer brindaban una atmósfera que sólo podría describirse como mágica.

Ella estaba rodeada de la multitud, entre todos conversaban y reían, de repente sus ojos se cruzaron con los de él, fue apenas un segundo, eso fue suficiente, hace tiempo que se conocían pero todo era diferente en esa ocasión, ambos lo sabían, el amor era algo casi palpable.

Él se acercó, su corazón latía con fuerza y sentía la boca reseca, no tenía pensado lo que iba a decirle, todo estaba sucediendo demasiado rápido, empezó a sentir sus pies pesados pero siguió caminando, ella seguía observándolo, con esa sonrisa enigmática que era tan difícil de describir.

Fue entonces cuando se despertó, la luna iluminaba levemente su habitación, de nuevo volvía a verla en sus sueños, no tenía idea de quien era ni la razón por la que la seguía viendo una y otra vez cada que soñaba, se preguntó si alguna vez llegaría a verla en la vida real y entre cavilaciones volvió a quedarse dormido.

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+5Tweet about this on TwitterShare on Facebook3Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

11 Respuestas

  1. Mirta 28 Mayo, 2016 / 17:20

    Hola Felipe!! Hermoso tu relato!! A todos nos pasa, hay veces que despertamos en el medio de un sueño y estas tan dormido que no sabes si fue realidad!!Que lindo que es soñar!!
    Un gran abrazo

    • Felipe Rodríguez 16 Julio, 2016 / 22:39

      ¡Hola! ¡Muchas gracias! Sí, esa sensación de recién despertado en el que no distingues bien lo real de lo soñado me ha pasado unas cuantas veces y siempre es una experiencia interesante.
      Concuerdo completamente, soñar me encanta.
      Un gran abrazo.

  2. Edgar K. 29 Mayo, 2016 / 3:47

    Un micro sorprendente y divertido, y otro de ensueño, de amor desconocido pero sentido. Ambos muy buenos.
    Saludos, Felipe.

  3. Artza Bastard 29 Mayo, 2016 / 6:33

    Me han encantado los relatos, sobre todo el primero, me ha parecido la ostia y me ha hecho reír de lo lindo. Suerte en el concurso!!

    • Felipe Rodríguez 16 Julio, 2016 / 22:41

      ¡Gracias! Es que ha veces tiendo a exagerar un poco… nomás un poco… y en eso me inspiré ja ja ja.

  4. Sue 29 Mayo, 2016 / 14:13

    Hola, Felipe.
    Me han gustado tus relatos, sobre todo el primero. ¡Es buenísimo!
    Un abrazo y mucha suerte.

    • Felipe Rodríguez 16 Julio, 2016 / 22:42

      Hola Sue.
      Muchas gracias, me alegro de saberlo.
      Un abrazo y gracias por tus buenos deseos.

  5. Sue 29 Mayo, 2016 / 14:13

    Hola, Felipe.
    Me han gustado tus relatos, sobre todo el primero. ¡Es buenísimo!
    Un abrazo y mucha suerte.

  6. Anna 13 Agosto, 2016 / 12:37

    Aiiiñññ…
    Que belleza de relatos!!!!
    Más el segundo!!!
    Es taaaaan romántico!!!!
    Suerte Ingeniero!!!

    • Felipe Rodríguez 10 Septiembre, 2016 / 22:03

      ¡Me alegro que te haya gustado!
      Es que recibí algo de inspiración de mi musa.
      ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *