El primer amor

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

¿Cómo han estado? Con respecto a mi, he estado algo inactivo en el blog debido a algunas cuantas ocupaciones, pero ya estoy de vuelta y en este primer día del mes dedicado al amor, estaré hablando precisamente acerca del primer amor, ese que todos (o al menos la mayoría de nosotros) recordamos, este fue uno de los temas sugeridos por uno de mis lectores, sin embargo, quería esperar hasta este mes para hablar acerca de eso.

A lo largo de estos primeros catorce días de Febrero, todas mis publicaciones tendrán temática romántica, pero siempre acompañadas con el infaltable estilo de buen humor que caracteriza a este blog, así que aclarado esto, empecemos con el tema.

El primer amor es aquella persona por la que en realidad llegamos a sentir un enorme interés romántico y no solamente uno pasajero que desaparece por si solo luego de algún tiempo, es la persona por la que hacemos cosas que nunca pensamos ser capaces de hacer, hasta un punto en el que te sorprendes a ti mismo al descubrir que en solo cuestión de días te han convertido en: músico, poeta, deportista, experto en flora y fauna, crítico de cine, chef, escritor y muchas cosas más.

 Algunas personas guardan el recuerdo de su primer amor con nostalgia, otros lo llegaron a olvidar con algo de práctica y hay algunos cuantos que aún seguimos con esa persona especial, la cual nos sigue atrayendo tanto como el primer día.

Es interesante mencionar que existe una serie de síntomas que te ocurren al estar con esa persona, debido a que estás bajo el efecto del primer amor, quizás estos síntomas te ocurran por vez primera o si ya habías sentido algunos, te ocurran con una fuerza mucho mayor, entre ellos están:

  • Casos de amnesia temporal, como por ejemplo olvidarte de cosas por hacer o tus tareas pendientes, aunque si siempre has sido una persona algo olvidadiza (como es el caso de este humilde escritor de blog), entonces tus casos de amnesia empeorarán a un punto en el que puedas llegar a incluso olvidar tu nombre con más frecuencia de lo ordinario.
  • Dificultad parcial o total del habla, ya sea que confundas palabras o que incluso inventes palabras al azar mientras platicas, este síntoma irá desapareciendo poco a poco.
  • El infaltable nerviosismo que aunque lo intentes sabes muy bien que no lograrás disimular a la perfección y que te acompaña al menos durante los primeros días/meses/años.
  • Quedar con la mente en blanco durante la conversación, es en esos momentos cuando ocurren los conocidos silencios incómodos, cuando tratas desesperadamente de decir algo para mantener la plática, pero por mucho que te esfuerces ninguna palabra se te ocurrirá en la mayoría de los casos, este efecto es temporal ya que luego de algún tiempo el cerebro se acostumbra a pensar en temas de conversación con anticipación e incluso a improvisar cuando la situación lo requiera.
  • Pasar bastante distraído, no llegas a prestarle demasiada atención a las cosas o a los detalles, por lo general esto no supone mucho problema a menos que te dediques a la desactivación de bombas, conducción de maquinaria pesada, manejo de material radioactivo, etc.
Existen otros síntomas que no se dan en todos los casos por una o varias razones, sin embargo, he decidido también mencionarlos por si también los tienes, estos son:

  • Quedarte con la mirada perdida en el infinito al pensar en esa persona.
  • Escuchar la misma canción una y otra vez.
  • Llenar a ese persona de detalles románticos.
  • Pensar con días o semanas de anticipación acerca de que regalarle para ciertas fechas especiales.
  • Emitir los conocidos suspiros rompe-almas cada vez que piensas en esa persona.

Puede que tengas la mayoría de los síntomas o incluso que los tengas todos y unos cuantos más que no he mencionado en la publicación, incluyendo algunos cuantos síntomas bastantes únicos, en cuyo caso quedas invitado a mencionarlos en los comentarios; y una vez dicho esto, solo me queda despedirme por ahora, invitarlos a que sigan leyendo el blog y recuerden siempre llevar una hoja con su nombre escrito por si se les llega a olvidar en alguna situación en la que lo necesiten.

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

4 Respuestas

  1. Anita 21 mayo, 2016 / 13:16

    Mira….
    no había leído esto…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *