El pueblo

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook5Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¿En dónde estoy? He recorrido estos lugares y los conozco como la palma de mi mano, pero el pueblo que está frente de mi es algo que jamás he visto.

Entro preparado para lo que sea, no es que esté con deseos de acabar con alguien, luego del último incidente  me conviene no llamar la atención.

Mi nombre no importa, hace ya mucho que no lo uso, sólo diré que soy conocido como Coyote, soy el pistolero más rápido que este sucio mundo ha conocido, eso es todo lo que necesitan saber sobre mí, cualquier otra cosa aparte de eso lo llevaré a mi tumba.

Este pueblo parece abandonado desde hace años, algunas casas están en ruinas y aquellas que se mantienen en pie están sin ventanas ni puertas, ¿cómo es posible que un sitio tan viejo como este haya pasado desapercibido ante mí? Ni siquiera recuerdo a alguien hablando sobre este lugar.

Algo me inquieta, mientras cabalgo y atravieso el lugar me siento vigilado, agudizo la vista y mi mano no se aleja de mi pistola, estoy listo para disparar, hasta ahora no ha nacido hombre capaz de escapar de mis balas, gracias a ello he logrado mantenerme con vida.

De repente escucho un ruido desde una de las casas, no puedo describir tan extraño sonido, sólo sé que es algo que nunca antes he escuchado, desenfundo mi arma y espero a que alguien se asome pero eso no sucede, miro a mi alrededor, ¿acaso es esta una emboscada? Son tantas las personas que quieren verme muerto a cualquier precio, pero no voy a darles ese placer.

El pueblo sigue pareciendo tan abandonado como hasta hace unos momentos, nadie dispara, nadie se asoma y por sobretodo, nadie hace ruido, sólo el viento es el único que se encarga de acabar con ese silencio absoluto.

Esto no me gusta nada, mi instinto me dice que huya, pero eso no ocurrirá, jamás he escapado del peligro y no pienso empezar a hacerlo, lloverá fuego antes de que el Coyote salga corriendo con la cola entre las patas, cansado estoy ya de reírme en la cara de la misma muerte.

Entro a investigar y descubro que es una cantina, todo está sucio, ¿hace cuanto que este lugar está abandonado? Entonces escucho pasos en el segundo piso.

No sé quien será, pero no voy a ponerme en riesgo, dispararé primero y preguntaré después.

Cuando subo sólo encuentro un libro, al abrirlo veo palabras y dibujos que parecen escritos por un demente, una línea llama mi atención:

Xsshjartvbbew Khgrfasczentg Oooghtys

¿Acaso yo también estoy demente? En cuando vi esas palabras pude leerlas a la perfección en voz alta, salieron de mi boca con una fluidez que creí imposible, aunque más que salir creo que escaparon.

Escucho risas en ese momento y a alguien diciendo mi nombre a mis espaldas, actúo por instinto, me doy la vuelta y mis disparos se escuchan vez tras vez.

Lo escucho caer pesadamente, ha muerto, me acerco aunque sin bajar la guardia, hay algo que me inquieta, cuando le doy la vuelta al cadáver sólo veo un esqueleto pero soy capaz de reconocerme en él.

Ahora aquí estoy, escribiendo en este viejo pedazo de papel, he reído sin parar desde entonces, en cuando deje de escribir o reír dejaré de existir si es que alguna vez he existido.

En cuando deje de escribir o reír me volveré el todo y la nada a la vez.

En cuando deje de escribir o reír… ¿qué es lo que sucederá primero?

 

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook5Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

10 Respuestas

  1. Oscar Ryan 8 octubre, 2015 / 4:34

    Excelente Felipe. Me ha encantado la ambientación, y el final es genial.
    Un abrazo, compañero.

    • Felipe Rodríguez 8 octubre, 2015 / 22:56

      ¡Muchas gracias! Quise al final darle ese toque de misterio cósmico existencialista.
      Un abrazo compañero.

  2. Conxita Casamitjana 8 octubre, 2015 / 10:16

    Muy original desenlace. Tengo que reconocer que he leído varias veces las palabras ilógicas intentando darles algún sentido…con el final he pensado…uff al menos no soy un fantasma.
    Un saludo

    • Felipe Rodríguez 8 octubre, 2015 / 23:00

      ¡Muchas gracias!
      En realidad son sólo letras al azar… ¿o no es así?… Ok, debo dejar de ser tan misterioso… ¿o no?
      Eso es lo bueno, siempre esa es una buena razón para alegrarse.
      Saludos.

  3. Edgar K. Yera 9 octubre, 2015 / 5:22

    Un fantasma en todos los sentidos este pistolero que se creía el más rápido y peligroso de todo el lejano oeste. A mitad de relato ya le deseaba un buen balazo entre ceja y ceja, pero tu desenlace ha sido sorprendente, no le auguraba tan terrorífico final. Inquietante e inesperado, Felipe.
    ¡Saludos, compañero!

    • Felipe Rodríguez 25 octubre, 2015 / 19:13

      Un final que nos hace preguntar sobre los misterios que rodean al mundo.
      Muchas gracias.
      ¡Saludos, compañero!

  4. Mirta 9 octubre, 2015 / 13:45

    Cada vez que te leo me sorprendes!! El final una joya!! Gracias Felipe por compartir tus fantásticas historias!! Un abrazo

  5. Marigem 11 octubre, 2015 / 12:04

    Hola Felipe!!!! Me ha gustado muchísimo, es muy inquietante y está muy bien ambientada.
    Jejejej, yo también he buscado sentido a las letras pero ya me doy cuenta que son aleatorias.
    Abrazos.

    • Felipe Rodríguez 25 octubre, 2015 / 19:22

      ¡Hola! ¡Muchas gracias!
      Es un muy antiguo mensaje que fue escrito en una lengua incomprensible para los humanos, o al menos esa es mi teoría.
      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *