Ese amigo pesado

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

Esta vez mi publicación será acerca del amigo pesado, esa persona que muchas veces pone a prueba nuestra paciencia en más de una forma, pero que aún así sigue siendo nuestro amigo ¿a qué se debe eso? ¿Por qué razón los soportamos?  Será de eso de lo que hablaré en esta ocasión.

Este me parece un tema bastante interesante ya que creo que casi todos nosotros podemos mencionar al menos a una persona que se ajuste a esa descripción, también podría ser que seas alguien así y que al leer esto puedes comprender algunas de las razones por la que la otra persona aún no ha escapado.

Definición

Hay que empezar por lo básico, ¿qué es un amigo pesado? Bueno, se podría decir que es aquel que es difícil de soportar debido a su comportamiento, puede ser desde aquella persona que te elige de objetivo para cada una de sus bromas pesadas, hasta aquellas que por su actitud demasiado sarcástica o presumida terminan dejándote con ganas de gritar, correr, escapar del lugar y buscar una nueva identidad, no necesariamente en ese orden evitarlos a toda costa.

Es posible que estos amigos empiecen a enloquecerte desde el primer minuto (hay personas que son excelentes para esto) mientras que otros se toman su tiempo antes de lograr eso, el punto es que al final terminarás sintiendo unas enormes ganas de usar algún método de escape cada vez que estés cerca de ellos.

Tarde o temprano todos nos encontraremos con al menos algún amigo así, es algo inevitable, una especie de ley del universo por así decirlo, eso de por sí no es un problema demasiado grande, pero deberías preocuparte si tienes actualmente unos tres o cuatro amigos de ese tipo, en cuyo caso es posible que estés necesitando urgentemente unas vacaciones, posiblemente en algún bote que navegue a miles de kilómetros de distancia de la otra persona.

barco en el mar

photo credit: Edgar Barany via photopin cc

Si logras soportarlo durante años, pide una medalla al reconocimiento y que te den un día nacional en tu honor, ya que una hazaña así no puede ser lograda por todos, se necesita de una paciencia sobre humana.

¿Por que los soportamos?

Claro está, ahora surge una duda: ¿Por qué razón tenemos y soportamos amigos así? ¿Acaso tenemos razones válidas para ello?

En realidad así es, ya que de no ser así, no los tendríamos ya que nadie en su sano juicio pasaría por eso voluntariamente sin tener razones válidas debe haber alguna explicación.

En realidad no puede llegar a ser solo uno, sino varios los motivos por los que podemos llegar a soportar a ese amigo pesado que es el responsable de nuestros gastos del psiquiatra y de que se nos empiece a caer el cabello.

Puede que tengamos solo una razón o tal vez una variedad de ellas, estas pueden cambiar con el paso del tiempo para irse adaptando a una gran cantidad de circunstancias.

Entre las razones más comunes se encuentran las siguientes:

  • Para evitar terminar en su lista negra, si siendo amigos te vuelve loco, no querrás saber como puedes terminar siendo su enemigo, de seguro acabarías internado en algún manicomio usando una camisa de fuerza y gritando incoherencias acerca de que las alcachofas te odian.
  • Porque es posible que si lo ignoras lo suficiente se terminará aburriendo y te dejará en paz, bueno… funciona en el 5% de los casos… ya es algo…
  • Porque hasta ahora no has descubierto un método viable para enviarlo a otro país por vía correo aéreo.
  • Porque has perdido una apuesta y deberás soportarlo algunos meses más.
  • Ya que por más que corras, él es más veloz así que escapar no es una opción… al menos hasta que consigas escapar usando un maniquí como señuelo, un pasaje de avión, un bigote postizo y un sombrero de copa.
  • Si fuiste quien inició las bromas, ahora debes seguir hasta lograr algún acuerdo de paz.
  • No te molesta ya que has logrado alcanzar la paz con el universo, no hay nada que pueda perturbar tu tranquilidad interior… a menos que se atreva a meterse con tu colección de libros, en ese caso… ¡Pobre del mortal que se atreva a algo así! ¡No sabe lo que le espera!
  • Debido a que, al fin y al cabo, es nuestro amigo y entre amigos nos soportamos.

Estas son las principales razones por las que día a día aún seguimos hablando con él en vez de mandarlo a algún país lejano.

De todas las que mencioné, ¿cual es con la que más te identificas? ¿tienes algún otro motivo que no haya dicho aquí? Me gustaría saber tus respuestas, con respecto a mi, hace un tiempo tuve un amigo así, la razón por la que lo soporté fue que al fin y al cabo, era mi amigo y debo admitir que quien decidió iniciar la pequeña guerra de bromas había sido yo, pero no fue nada que no resolviera algo de paciencia, comprensión y una caja con rumbo a China.

Y sin nada más que decir por ahora, me despido, les deseo un día excelente y recuerden siempre que no importa que tanto te enloquezca esa persona, lo que importa es que tan rápido puedas correr…

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *