La práctica constante

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+53Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

Hace un tiempo inicié un segundo blog el cual dediqué para hablar acerca de técnicas para ser aplicadas en las distintas áreas de la escritura, al final noté que el tener dos sitios impedía que me concentrara correctamente y afectaba mi rutina de publicación, así que decidí fusionar ambos y crear una sección especial dentro de Contagiando locuras titulada Zona de escritores.

En la primera publicación de esta sección hablaré acerca de la importancia de una práctica regular al escribir para lograr obtener buenos resultados, ¿quieres saber cuales son esos resultados y lo que significa una práctica constante? Te invito a seguir leyendo.

La importancia de la práctica

No importa si lo que deseas es aprender a tocar algún instrumento, dominar un deporte, tener talento en la cocina, escribir un libro o aprender un idioma, en cada caso te encontrarás con una verdad: necesitas practicar regularmente si deseas ser bueno en eso, sin la práctica no se verán resultados.

Obviamente ninguno de nosotros se hará bueno en algo desde el primer intento, no nos colocaremos frente a un piano a la primera y empezaremos a interpretar obras de gran complejidad con los ojos cerrados, tampoco empezaremos a salir a correr por las mañanas para al día siguiente inscribirnos a un maratón de 20 kilómetros (a menos que consideremos tomar un taxi durante el recorrido); la clave está en ir mejorando de manera gradual y en ser paciente.

¿Por qué menciono la paciencia? Bueno, simplemente debido a que algunas mejoras no las llegaremos a notar hasta dentro de varios días o semanas, mientras que habrán otras fáciles de asimilar desde el inicio. Lo importante es no darnos por vencidos, la perseverancia es de vital importancia. Es cómo si decidiéramos empezar a practicar una rutina de ejercicio y nos rindiéramos solo por que no logramos correr veinte kilómetros sin detenernos desde el primer día para luego realizar doscientas abdominales, ciento cincuenta sentadillas y por último realizar sesiones para brazos con pesas de cincuenta libras.

¿Qué tanto se debe practicar?

Como iba diciendo, sin la práctica es imposible dominar algo, pero queda la duda acerca de que tanto hay que practicar para lograrlo, muchos dirán que a mayor práctica mejor, así que si por ejemplo lo hacen varias horas al día, serán expertos en muy poco tiempo.

Pero hay un problema con eso, algo que se hace varias horas al día y que es visto más como una obligación que otra cosa, terminará volviéndose cansado y desmotivador en muy poco tiempo, lo sentirás como un sacrificio que debe ser realizado quieras o no y al final terminarás abandonando por completo la práctica y dedicando tu tiempo y esfuerzo en otras cosas.

Pero ir al extremo contrario es también un problema, ya que sin práctica jamás mejorarás tus habilidades, esto a su vez ocasionará que al no ver mejorías, igual terminarás renunciando a ello y posiblemente nunca más volverás a intentarlo y quizás hasta acabes negando todo en caso de que alguien te pregunte si alguna vez te dedicaste a ello.

Así que lo que debes hacer es buscar tu propio ritmo, este varía según cada persona y consiste en dedicarle un tiempo determinado durante el cual puedas practicar sin llegar a tener esa sensación de estarlo haciendo solo por obligación, por ejemplo, habrán personas que le dedicarán una hora diariamente, mientras que otros preferirán dos horas al día durante cuatro días a la semana.

Si tienes un horario establecido y no te sientes a gusto con él, cámbialo sin pensarlo dos veces, intenta tantas opciones como quieras hasta encontrar la ideal para ti, una con la que sientas que estás totalmente satisfecho.

En resumen, sin una práctica constante no será posible mejorar, es como dice el refrán: la práctica hace al maestro. Además que la cantidad de tiempo que le dediques variará según cada persona, lo importante es encontrar una rutina que se adapte a tu gusto y no darte por vencido solo porque algunas habilidades tarden en perfeccionarse; con práctica, perseverancia y dedicación lograrás lo que te propongas.

Si te gustó la información y quieres mantenerte al tanto de nuevas publicaciones, te invito a seguirme desde mi página en Google+ o si lo prefieres desde Facebook o en Twitter para enterarte de las publicaciones más recientes, de contenido exclusivo y de la cosa con o sin sentido que escribo de vez en cuando.

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+53Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

8 Respuestas

  1. Anónimo 10 Noviembre, 2014 / 13:36

    Interesante!!!
    Hasta para alguien que como yo no escribe…. 😛
    le deseo un mundo de éxito JEFE!!! 😀
    Anita

    • Felipe Rodríguez 23 Noviembre, 2014 / 18:10

      ¡Muchas gracias!
      Bueno, siempre es bueno tener información a la mano para momentos de emergencia.
      ¡Gracias por tus buenos deseos!

  2. David Sport 23 Noviembre, 2014 / 19:12

    Muy interesante, pero yo opino algo un poco distinto por lo menos en mi caso.
    Si de verdad te gusta algo no creo que llegues a cansarte por mucho tiempo que le dediques ya que te gusta y entretiene, sea lo que sea, por lo que lo hago por eso más que por obligación
    Aunque imagino que eso se incluye en buscar tu ritmo jajaja
    Un saludo

    • Felipe Rodríguez 23 Noviembre, 2014 / 19:58

      Gracias.
      Es como dices, es cuestión del ritmo de cada quien, algunas personas pueden pasar horas enteras disfrutando al máximo mientras que a otras les resultará mejor una rutina más leve, lo importante es nunca dejar de practicar.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *