La rana

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

En esta ocasión les hablaré acerca de algo que me ocurrió hace ya muchos años, fue algo bastante extraño y me gustaría compartirlo con ustedes.

Todo empezó en una oscura y tormentosa noche en la cual meditaba pacientemente para empezar mi entrenamiento para volverme el mejor intérprete de ukulele que el mundo haya visto…

Esperen… mmm… historia equivocada… *ejem*…

Esto pasó cuando yo tenía unos siete u ocho años, iba con mi familia a visitar a alguien (no me pregunten a quien ya que no logro recordarlo), y mientras ellos esperaban su llegada de un momento a otro, yo estaba un poco más separado, recorriendo el lugar.

Antes de continuar, les describiré brevemente el sitio:

El lugar está en la cima de una colina, la vista desde arriba es bastante buena y a los alrededores hay pequeñas zonas verdes y unos cuantos árboles. Nosotros estábamos en las afueras del edificio mientras pasaban los minutos restantes para poder entrar.

Yo estaba caminando y concentrado en mis pensamientos cuando de repente veo una pequeña rana cerca de un árbol.

Me acerqué a ella lentamente para no asustarla y es entonces cuando llegué a ver algo que llamó mi atención por completo ya que era algo que no me esperaba.

Resulta que la rana tenía algo fuera de lo común y era nada más y nada menos que un par de alas transparentes y delgadas saliendo de su espalda, casi idénticas a las de una libélula.

Sin creer lo que estaba viendo, restriego mis ojos y me acerco un poco más, pero no demasiado para evitar que saliera huyendo (me refiero a la rana, no a mi).

Y cuando la volví a ver aún seguía teniendo esas alas y seguían siendo de la misma forma y tamaño.

foto rana

photo credit: GGL1 via photopin cc

Ya a esa edad sabía que se suponía que las ranas no vuelan ni les crecen alas, así que claro, yo sabía que lo que estaba viendo era imposible, pero aparentemente la rana no sabía eso ya que de ser así no hubiera tenido esas alas en un primer lugar.

Hubiera seguido con mis investigaciones de no haber sido por que en ese momento mi mamá me llamó para decirme que ya era momento de entrar.

No se me ocurrió en ese instante decirle a nadie acerca de mi descubrimiento de esa singular criatura, quise esperar a la salida para que mis familiares también la vieran, ¿por qué tomé esa decisión? Bueno, a esa edad me parecía lógico.

Como muchos imaginarán, a la salida ya se había ido la rana y aunque la busqué por todos lados, no la volví a encontrar, quizás se fue a paso lento o a lo mejor escapó volando.

¿Fue todo una ilusión? ¿Descubrí alguna especie que nunca antes había sido vista? ¿Todo fue causa de una extraña mutación? Quizás el tiempo lo llegue a aclarar todo.

Por ahora solo quiero dejar constancia de que si alguna vez se llega a descubrir una criatura así, yo fui el primero en dejar un registro escrito acerca de haberla visto.

Y de ser así, me gustaría que a esa especia la llamen: Rana libélula, quizás no sea el nombre más original que este mundo haya visto, pero creo que le queda bien.

El problema que le veo a mi teoría de que una especie así exista, es que luego de tantos miles de años, estoy bastante seguro de que al menos alguien ya se hubiera fijado en una rana volando, es del tipo de cosas que llaman la atención.

Mi segunda teoría es que las alas tienen otro propósito que no tiene nada que ver con el vuelo y que pueden llegar a ocultar entre los pliegues de su piel a voluntad.

Mi tercera teoría es que ella fue la excepción a la regla, la primera y la última de su especie (¿soy el único al que esa frase lo deja reflexionando?).

Y claro, no olvidemos la teoría de que quizás todo haya sido un simple producto de mi imaginación y que en realidad jamás existió, aunque para ese tiempo me pareció algo bastante real.

Bueno, espero que les haya gustado esta breve historia acerca de mi experiencia con lo extraño, les deseo a todos un excelente día y recuerden siempre que si alguna vez ven una rana volando, a esa especie se le conoce como Rana libélula.

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

5 Respuestas

  1. Davias 6 diciembre, 2014 / 22:21

    Woooow!!! esta interesante la historia, siempre me inspira una buena historia intrigante de algo que nunca sabremos si realmente paso 😀
    Yo creo que podría haber sido una mutación, puesto que es la explicación mas lógica, pero quien sabe, quizas si descubriste una nueva especie ;p

    • Felipe Rodríguez 7 diciembre, 2014 / 10:50

      ¡Muchas gracias! Si, la duda aún se mantiene así que queda esperar a que quizás en un futuro alguien encuentre una rana similar si es que existen más así.
      Si, eso tendría sentido, una criatura única en su especie. En caso de que haya descubierto algo, mantengo mi opinión de que me gustaría que se le conociera como rana libélula.

  2. anita 16 diciembre, 2014 / 9:31

    interesante!!!
    Creo que pudo existir esa ranita….
    hay especies que son sumamente extrañas, punto bueno para ti
    por la simple razón de que no la mataste para disecarla y mostrarla como trofeo.

    • Felipe Rodríguez 16 diciembre, 2014 / 22:24

      Si, uno no se espera encontrarse con una rana así de repente.
      Es posible de que sea una especie que se ha ocultado muy bien y que ha pasado desapercibida durante todo este tiempo.
      Ni aún ahora haría eso, lo más que llegaría a hacer sería tomarle una foto para el recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *