La reina

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

—¡Te odio pequeña insolente! —grita la reina llena de furia, quizás esperando que su mensaje llegue hasta los oídos de la mismísima chica que se había metido en su camino.

Aunque en su enorme habitación sólo el espejo mágico escucha sus palabras, él no dice nada, ya está acostumbrado a los repentinos cambios de humor de la reina y a los interminables monólogos que daba de vez en cuando, en más de una ocasión había sentido deseos de dormirse pero sabía que no era seguro por si ella le hacía alguna pregunta.

—¡Ya sé! —siguió hablando la reina— Tendré mi venganza, voy a planear algo contra esa chica y así yo volveré a ser la más hermosa de todo el reino, no permitiré que ni ella ni nadie más me supere. Lo que haré será usar mis poderes y la volveré la más fea mujer que este mundo haya visto. No, mejor aún, la convertiré en un monstruo y tendrá que irse a vivir a una cueva con temor a los cazadores que irán tras ella.

La reina se frota las manos mientras sus ojos brillan de emoción al pensar en su venganza, no descansará hasta acabar con la chica que se atreve a ser más hermosa que ella, por poco y hasta rompe al espejo debido a la furia, pero se contuvo al último minuto ya que de no ser por ese mágico objeto ya no podría saber si ella seguía siendo la más bella del reino (además que se perdería las historias diarias que ella veía, según el rostro del espejo, eran del futuro y se llamaban «telenovelas»).

—¡Mejor aún! Contrataré a un cazador para que la lleve al bosque y acabe con su vida, y si acaso él falla y ella se atreve a irse a vivir a otro lugar, me disfrazaré como una anciana vendedora de manzanas y le regalaré una que en vez de matarla de una buena vez y acabar con todo, simplemente la hará dormir hasta que reciba el beso de un príncipe ocioso que por razones en extremo convenientes pase por esos lados en esos precisos momentos…, ahora que lo digo en voz alta me doy cuenta de lo ridículo que suena ese plan…, se escuchaba mucho mejor en mi cabeza…

—¿Y si sólo usas tu poder para volverte aún más hermosa? —dice en tono cansado el espejo.

Al día siguiente la reina inicia su carrera como supermodelo mientras blancasnieves sigue con su vida ordinaria sin saber de lo que se había salvado gracias a la simple sugerencia de un espejo parlante que soporta en silencio los interminables monólogos de la reina y quien cada día a las dos de la tarde transmite una telenovela llamada «Las desventuras de Doña Chancleta».

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

18 Respuestas

  1. Ana Lía Rodríguez 23 marzo, 2015 / 11:51

    jajaja, muy buen título para una telenovela. Muy simpático tu relato, vaya paciencia la del espejo. Un abrazo

    • Felipe Rodríguez 23 marzo, 2015 / 22:12

      Gracias, ahora queda esperar a que alguien se inspire en ese título y haga una telenovela de ella ja ja ja
      Si, no cualquiera soportaría esos interminables monólogos, se necesita de una paciencia épica.
      Saludos.

  2. Mercedes Gil 24 marzo, 2015 / 3:31

    Pobrecito el espejo, lo que tiene que aguantar, como casi todos los espejos, porque quién en un momento dado no le ha preguntado algo a su espejo? jajajajaja Besitos

  3. Ricardo 25 marzo, 2015 / 5:43

    Una lógica aplastante la del espejo que si se le hubiese ocurrido en el cuento original, habría cambiado mucho la historia.
    Me hizo mucha gracia lo de la telenovela, jajaja…
    Un saludo.

    • Felipe Rodríguez 25 marzo, 2015 / 21:40

      Si, ya que tiene tanto poder, bien puede simplemente volverse más hermosa y dejan a Blancanieves en paz ja ja ja
      Soy de la opinión que debería existir una telenovela con un título así, hay que recolectar firmas para hacerlo posible ja ja ja
      ¡Saludos!

  4. Lucía 26 marzo, 2015 / 1:53

    Muy interesante versión y un final muy ingenioso y fuera de lo común.
    Un abrazo.

    • Felipe Rodríguez 26 marzo, 2015 / 23:15

      ¡Muchas gracias!
      Si, es que a veces hay que verlo todo desde otra perspectiva para encontrar mejores respuestas ja ja ja
      Un abrazo.

  5. Federico Rivolta 26 marzo, 2015 / 22:15

    Muy divertido, Felipe. Me hiciste sonreír con los ridículos planes de la reina y con el final. Muy buen giro.
    Un abrazo.

    • Felipe Rodríguez 26 marzo, 2015 / 23:20

      ¡Muchas gracias!
      Si, es que a veces las personas podemos llegar a pensar en opciones realmente alocadas cuando la respuesta más simple se nos puede llegar a pasar totalmente por alto ja ja ja
      Un abrazo.

  6. María Diz 27 marzo, 2015 / 17:47

    Jajaja, pobre espejo, la que le ha caído. Muy bueno.
    Un abrazo.

    • Felipe Rodríguez 29 marzo, 2015 / 22:03

      Si, aunque con la paciencia que tiene no sufre demasiado ja ja ja
      ¡Gracias!
      Un abrazo.

  7. Julia C. 28 marzo, 2015 / 14:17

    Estupendo y divertido giro le diste al cuento, Felipe!! jajajaja. Me ha parecido de lo más original, y también muy actualizado 😛

    Un abrazo!!

    • Felipe Rodríguez 29 marzo, 2015 / 22:16

      ¡Muchas gracias!
      Es de esos finales que te hacen pensar: «¿Por qué no se le había ocurrido eso a la reina?» ja ja ja
      Un abrazo.

  8. Betty 13 abril, 2015 / 21:48

    JAJAJAJAJAXD por fin me pongo al corriente con tu blog primo! hasta me dieron ganas de ver ¨Las desventuras de Doña Chancleta¨ :p

  9. anita 4 mayo, 2015 / 14:06

    Jajajajaja…
    genial….
    me he perdido de tantas publi!!!!

    • Felipe Rodríguez 4 mayo, 2015 / 22:00

      Que bien que te haya gustado.
      Bueno, siempre es un buen momento para ponerse al día ja ja ja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *