La sombra de una sonrisa

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

Capítulo anterior…

Soñó con una suave melodía  y con una hermosa mujer que lo veía con una enigmática sonrisa, el rostro le pareció terriblemente conocido a pesar de no ser capaz de identificarlo, ¿quién era ella? ¿En dónde estaban? Pudo escucharla diciendo su nombre mientras se veían directo a los ojos pero de repente una luz brillante lo envolvió con tanta fuerza que eliminó todo a su alrededor, ahora estaba solo, se sentía indefenso sin saber con exactitud la razón, una voz lo alertó a lo lejos, trataba de decirle algo pero no era capaz de escucharlo.

John despertó sobresaltado y sin saber lo que estaba ocurriendo, al parecer había tenido una pesadilla pero no era capaz de recordarla, se encontraba bañado en sudor, un vistazo rápido confirmó lo que había sospechado desde que abrió los ojos y vio el techo, en efecto, no se encontraba en su habitación.

Uno de sus colegas estaba sentado en una silla plástica al lado de la cabecera de la cama, la habitación era pequeña y sin ventanas, recordó estar en un cuarto similar hace unos años cuando tuvo que ser ingresado en la clínica a causa de una operación menor.

cama

photo credit: healthcare via photopin (license)

—Bienvenido de vuelta a la tierra de los amigos —fue el saludo con el que fue recibido.

—¿Qué ocurrió?

—No te preocupes, no es nada grave, te caíste por las escaleras y te diste un buen golpe, pero ya hablamos con los médicos y te encuentras bien y fuera de cualquier peligro.

—¿Escaleras? ¿Cuando pasó eso? ¿Fue después de la fiesta?

—¿Fiesta? Imagino que te refieres a la que hicimos para celebrar el nuevo puesto de Alejandro en el trabajo, los médicos nos dijeron que esta era una posibilidad, mira, no estoy seguro de cómo debo decirte esto, pero lo de la fiesta fue hace ya un poco más de tres meses.

—¡¿Qué?!

—Como dije, ayer te caíste por las escaleras  y perdiste el sentido, nos explicaron que la amnesia era una posibilidad pero que en la mayoría de los casos suele ser un problema temporal así que procura relajarte y deja que sea el tiempo el que se encargue de todo, e incluso en el extremo raro caso de que no recuperes esos recuerdos, te aseguro que no es para tanto, confía en mí… no te habrás perdido de nada importante…

John se quedó en silencio tratando de asimilar la noticia, por un segundo creyó estarse volviendo loco, la cabeza le daba vueltas y le temblaban las manos, cerró los ojos con fuerza y de pronto pudo recordar una pequeña fracción del sueño, pudo ver una sonrisa mientras un nombre se repetía en su cabeza: “Lila”.

Continuación…

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

5 Respuestas

  1. Mirta 26 noviembre, 2015 / 12:25

    Felipe es un muy buen relato, me mata el suspenso!! :-)) Un abrazo

    • Felipe Rodríguez 1 diciembre, 2015 / 22:02

      ¡Muchas gracias!
      Pronto se sabrá la continuación de la historia 😉
      Un abrazo.

  2. Anita 27 noviembre, 2015 / 7:50

    Muy bueno!!!
    Excelente diría!!!!
    Lo felicito Ingeniero!!!!
    Y gracias por compartir su talento!!!
    😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *