La sonrisa

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

—¿Los gatos sonríen? —preguntó la pequeña niña de ojos azules mientras miraba con curiosidad a su madre.

—Claro que no —respondió la madre ante la extraña duda de su hija.

Al día siguiente la misma pregunta fue hecha y se recibió la misma respuesta, la mujer no le prestó demasiada atención ya que conocía la poderosa imaginación de la pequeña, quien acostumbraba aparecer con dudas algo extrañas, sin embargo, había algo diferente esta vez, ya que su hija parecía en verdad pensativa y preocupada acerca de los gatos y la posibilidad de la sonrisa.

Esa noche pasó algo inusual, unas extrañas risas fueron escuchadas, los padres fueron hacia la habitación de la niña pero al llegar ella ya no estaba, pero vieron una cabeza de gato (sólo una cabeza) flotando en el aire y empezando a desaparecer.

—¡Alicia! —gritó la madre, mientras veía un par de ojos y una enorme sonrisa desvaneciéndose entre las sombras.

Cuando revisaron la habitación, en el suelo encontraron una nota en la cual estaba escrito en crayola lo siguiente: “El gato de Cheshire siempre sonríe”.

sonrisa de gato

El secreto está en la sonrisa

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

2 Respuestas

  1. Erika Martin 18 julio, 2016 / 13:53

    Alicia tenía serios motivos para preguntar si los gatos sonríen 😉
    ¡Qué relato más misterioso! ¿Qué pasa después? ¿vuelve la niña?
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *