Los amigos durante las fiestas 2

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+91Tweet about this on TwitterShare on Facebook6Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

¿Cómo han estado? Yo sigo en la cuenta regresiva para mi publicación número 100 (ya voy por la 97) y aparte de considerar viajar a Alaska mientras pasa el calor de esta época, he estado bastante bien, pensando en mis planes a corto plazo que de alguna manera culminarán conmigo ganándome un millón de dólares.

Con respecto a la publicación de hoy, le daré continuidad a los distintos comportamientos que podemos encontrarnos entre nuestros amigos durante las fiestas, desde aquellos que se la pasan deprimidos hasta aquellos que bailan como si no hubiera un mañana, ¿quieres saber más? Te invito a seguir leyendo.

El triste: Casi hasta se puede escuchar una melodía melancólica de piano o violín cuando te acercas a estas personas, es por lo general para las fiestas cuando por alguna u otra razón aprovechan para lamentarse o deprimirse de manera sutil (o quizás no).

Muchas personas lo confunden con el solitario (del que hablé en la entrada anterior) pero hay maneras de distinguirlos en la mayoría de las veces: El solitario tiene la mirada perdida y cara seria o soñolienta, si te acercas a él simplemente no se dará cuenta de tu presencia o tratará de hacerte algo de conversación en general; el triste tendrá unos enormes ojos de melancolía y con solo acercarte puedes sentir como la tristeza se empieza a apoderar de ti con cada minuto que pasa.

Están los silenciosos que no dirán una sola palabra durante todo ese tiempo, solo se quedarán ahí viendo hacia el vació y concentrados en sus pensamientos; otros hablarán con la persona que tengan más cerca (ya sea que la persona quiera escucharlo o no).

Son muchos los que se han preguntado por qué hay personas que van a las fiestas con el único propósito de deprimirse, son muchas las teorías que se han hecho al respecto, en lo personal creo que tiene algo que ver con las pelucas que brillan en la oscuridad… si… necesito trabajar más en mi hipótesis…

El filosófico: Hay personas que aprovechan estas ocasiones para pensar acerca de algunos cuantos misterios del universo (“¿Cual es el sonido de una mano aplaudiendo? ¿Cómo le haré para volver a casa a pie si queda a quince kilómetros? ¿En dónde estará mi billetera?”), es debido a ello que permanecen en silencio y con la vista iluminada por los conocimientos milenarios.

Pero no todos son así, hay algunos que reciben momentos de inspiración y aprovechan las fiestas para compartir sus conocimientos ancestrales con quienes los quieran oír, así que los puedes encontrar rodeado por tres o cuatro personas mientras hablan con voz lenta ya que que meditan en cada palabra antes de decirla (es eso o en algunos casos es que se quedan dormidos entre cada frase).

Pueden llegar a dar charlas inspiradoras sobre una variedad de temas o puede que se dediquen a aclarar las dudas de las personas a su alrededor, ¿quieres saber algo sobre la vida? ¿Tienes preguntas sobre tu empleo? ¿Deseas aprender a reparar un televisor usando sólo una papa cruda, una armónica y un tornillo? Estas personas tendrán las respuestas para ti, que estas tengan sentido o sean útiles… esa ya es otra historia, así que siempre recuerda que arreglarás la televisión bajo tus propios riesgos.

televisión

photo credit: Trash TV #01 via photopin (license)

El que se atreve a todo: Si se te ocurre algún reto estas personas están dispuestas a aceptarlo, bien podrían hacerse pasar por dobles de riesgo o por verdaderos temerarios.

El problema es que en el 80% de las veces las cosas no resultan según lo planeado por lo que terminará lesionado, con pérdida total o parcial de memoria, en la lista negra de algunos cuantos, con daños varios en la casa y/o siendo declarado enemigo público en uno o más países.

El popular: Desde que entran hasta que salen están rodeados por un grupo de amigos, colegas, asistentes, espías y/o desconocidos que andan por los alrededores sin nada mejor que hacer y que se acercaron a la multitud preguntándose si estarán regalando dinero en ese sitio.

Pero la multitud no es la única manera de reconocer a estas personas, por lo general cuentan con una sonrisa a la que le falta poco para brillar en la oscuridad y una actitud de “¿Acaso no soy extraordinario?”.

Algunos pueden llegar a ser algo presumidos o sus charlas tienden a ser monótonas hasta el cansancio por lo que si eres de los que se aburren con facilidad o de los que tienen problemas ignorando a esa vocesita en la cabeza que te dice que destruyas todo cada vez que te enojas, entonces es mejor mantenerte alejado de este tipo de personas.

El cuentista: Tiene cientos de historias que contar a todas aquellas personas que estén dispuestos a escucharlo, estas personas han vivido mil y un aventuras, cualquier cosa que se te pueda ocurrir ellos ya lo han hecho: dieron algunas cuantas vueltas al mundo, se han enfrentado con peligros inimaginables, han sobrevivido a desiertos y luchado con personajes históricos y hasta ficticios.

Pueden llegar a ser algo exagerados a veces pero eso es lo que le da ese toque único y sinsentido que hace que las historias sean tan memorables.

El bailarín: Estas personas tienen el ritmo en los pies y la falta de música no es visto necesariamente como un impedimento para ellos.

Los bailarines se dividen en 3 grupos.

  1. Aquellos que bailan bastante bien, hasta el punto en el que te preguntas si serán profesionales o si tomarán clases los fines de semana, cada paso que da está fríamente calculado y lo ejecuta a la perfección, es en esos momentos cuando los demás se escapan de la pista de baile para evitar quedar mal en comparación con los bailarines.
  2. Aquellos que se mantienen dentro del promedio, así que aunque es cierto que no darán pasos de bailes dignos de un video en internet, tampoco cometerán errores demasiados graves, tienden a pasar desapercibidos en las pistas de baile.
  3. Decir que no tiene habilidades para el baile es poco, su baile es tan malo que puede causar ceguera temporal cuando se les ve fijamente durante varios minutos, la valentía de estas personas para bailar en público es digna de admiración.

Así que como puedes ver, son muchas las variedades de comportamientos que te puedes encontrar entre tus amigos durante una fiesta, poder distinguir a cada tipo te puede ayudar a decidir a quienes buscar o evitar en determinados momentos, pero lo importante es pasártelo bien y pasar un buen tiempo.

¿Crees que me faltó mencionar a alguien? ¿A qué categoría perteneces? Me gustaría saber tus respuestas.

Y dicho esto, sólo me queda despedirme por hoy, desearte un excelente día y recordarte lo siguiente: aunque bien pueden sonar interesantes los consejos que tu amigo filósofo te de acerca de la mejor manera de que te den un aumente en el trabajo usando solamente una lechuga, un micrófono y un radio, no siempre es bueno creer ciegamente en ellos, las cosas podrían no resultar tan bien como imaginas en un principio.

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+91Tweet about this on TwitterShare on Facebook6Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

10 Respuestas

  1. anita 29 Abril, 2015 / 6:08

    jajajajja
    muy buena!!!
    Pero hablaste solo de chicos….
    faltan las chicas!!!! 😛

    • Felipe Rodríguez 29 Abril, 2015 / 17:25

      ¡Gracias!
      ¡Tienes toda la razón! La verdad no me había dado cuenta ja ja ja
      Solucionaré eso en la tercera parte de la publicación 😉

  2. Marigem 30 Abril, 2015 / 0:20

    Jajajaja, me quedo con el cuentista, los hay en todas partes, ellos ya lo han hecho todo, ya lo han vivido todo antes…jejejej. Y suscribo el comentario anterior, ahora toca hablar de las chicas. Un saludo.

    • Felipe Rodríguez 30 Abril, 2015 / 21:51

      Si, sus historias pueden llegar a ser bastantes entretenidas y nunca pierden oportunidad para contarlas.
      Hablaré de ellas en mi siguiente publicación sobre las fiestas, lo prometo ja ja ja
      Un saludo.

    • Felipe Rodríguez 1 Mayo, 2015 / 12:44

      Por lo general puedes llegarte a encontrar al menos a unas cuantas personas así durante las fiestas ja ja ja
      ¡Saludos!

  3. Mirta Cristina 2 Mayo, 2015 / 11:12

    Por aquí están los mismos!! como si fuera una bilocacion 🙂 Jajaja muy bueno Felipe!!
    Un abrazo, feliz fin de semana!!

    • Felipe Rodríguez 2 Mayo, 2015 / 22:48

      Ja ja ja Creo que en la mayoría de fiestas alrededor del mundo se pueden encontrar gente así.
      Muchas gracias 😀
      Un abrazo y feliz fin de semana para ti también.

  4. Jotape 3 Mayo, 2015 / 13:00

    Muy buen estudio, sí señor!!
    cuando leía al “popular”, me ha creado una reflexión interna sobre el hecho de que es popular por alguna cualidad o porque necesita estar siempre rodeado por gente porque se siente insignificante en soledad… no sé, me ha dado qué pensar. Supongo que me han venido ciertas personas a mi mente y ya les tengo fichados…
    Aunque, irse de fiesta con un “triste” no es una cotradicción? jejje. Ahí lo dejo.
    Saludos!

    • Felipe Rodríguez 3 Mayo, 2015 / 22:54

      ¡Muchas gracias!
      Muy interesante reflexión, quizás es un poco de ambos en algunos casos, la verdad es un interesante tema en el qué pensar.
      Muchos de nosotros recordamos a algunos cuantos al leer la lista de personajes, en mi caso me ocurre igual.
      Cierto, por muchos ánimos que se tengan, no durarán mucho con acompañantes así ja ja ja
      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *