Reporte oficial

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

Primer capítulo… Capítulo anterior…

Informe 14X-T31

Las cosas no han sido fáciles desde que el prisionero T-256 fue integrado en las instalaciones.

Como ustedes bien lo saben, luego del juicio y por medio de las votaciones se sentenció al prisionero a trabajos forzados durante los siguientes 175 años, sin embargo, durante su primer día decidió usar las herramientas de trabajo como alguna especie de arma arrojadiza, según él, esto lo hizo para entretenerse durante sus horas libres, lo cual es extraño ya que los prisioneros no tienen horas libres.

Decidimos reasignarlo al área de recogida de materiales y terminó cavando un túnel usando sólo una piedra y su calceta izquierda, en palabras de él, quería encontrar un atajo hacia su antigua habitación, en donde se encontraba alojado antes del juicio.

Por alguna extraña razón parece no entender la situación en la que se encuentra, entre los miembros del comité decidimos que esto podría solucionarse al conectar al humano a una máquina para que uno de nuestros expertos evaluara sus pensamientos y de esa manera poder entender el modo en que razona y saber la manera apropiada de proceder, lo  que ocurrió fue que a los tres minutos de haber encendido la máquina el experto encargado para la tarea empezó a gritar incoherencias acerca de comida voladora, teorías conspirativas, criaturas pequeñas y sospechosas de enormes ojos y excusas para no ir a trabajar, luego de eso salió corriendo y antes de abandonar el edificio trató de usar una libreta a modo de escudo, en estos momentos está en observación y esperamos que se recupere alguno de estos días. Después de ello decidimos no volver a intertarlo.

Nuestra última opción fue enviarlo al área de traslado, que como sabrán ustedes, es la más vigilada, además que los sistemas de detección se encargan de asegurar un trabajo libre de peligros tanto para los guardias como para los materiales, por lo que esperábamos que con esto nuestros problemas se acabaran, pero me temo que esto no resultó como esperábamos, hemos revisado las cámaras de seguridad una y otra vez y seguimos sin explicarnos lo ocurrido, en un momento todo estaba en orden y al siguiente algunas de las máquinas se habían deteriorado y el prisionero aparecía corriendo mientras cargaba una caja en llamas y gritaba que tenía hambre.

Es por todo lo anterior expuesto que considero que el prisionero debería abandonar los trabajos forzados y en su lugar ser trasladado a una prisión de máxima seguridad en donde nos eviten problemas a todos.

Esperando con toda cordialidad su pronta respuesta, se despide su sincero servidor.

Godines

Miembro de la junta encargada de los trabajos forzados.

Continuará…

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

1 Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *