Sirena enamorada

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+5Tweet about this on TwitterShare on Facebook6Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

Sirena enamorada

La hechicera mezclaba sus pociones en un absoluto silencio, había improvisado un laboratorio en la orilla del mar, ella ya poseía un lugar propio pero esta era una excepción, una sirena había logrado ponerse en contacto y le había ofrecido una fortuna a cambio de algo que le permitiera tener piernas y así poder casarse con su amado, quien era un humano.

El pago fue hecho y la poción entregada, pero las sirenas no son como los humanos, por tanto siempre hay una probabilidad de error o de efectos secundarios si no se presta atención a los ingredientes.

La sirena bebió la poción, a la mañana siguiente la voz se propagó por doquier, según parecía, en una sola noche la ciudad entera fue destruida, nadie llegó a descubrir qué fue lo que ocurrió.

Un saludo

—Hola —dijo la sirena con voz vacilante, era la primera vez que salía del mar y lo hizo a escondidas de su familia, quien le había advertido sobre la peligrosidad de los humanos pero la gran curiosidad de ella pudo más que su sentido común, nunca había visto una persona.

La sirena habló acerca de su vida, de sus sueños y familia, sobre las cosas que había visto en el fondo del océano y sobre sus principales dudas acerca de la superficie.

No recibió respuestas, pero no lo tomó a mal, supuso que el humano era tímido o que estaba sorprendido, sin embargo, en ningún momento hizo intentos de querer atacarla así que ella lo consideró como una buena señal. Se despidió, pero no sin antes hacerle la promesa de que volvería a visitarlo la otra semana, luego de eso se marchó a la seguridad de su hogar, en las profundidades del océano, mientras tanto en la superficie quedó tan silencioso personaje, con la mirada fija en el agua, no había hablado porque su misión era la de observar y medir las variaciones en las corrientes oceánicas, fue por ello que lo habían construido, así que ahí quedó el robot, el único que había hecho contacto con una sirena luego de tantos miles de años y el único a quien esa visión no afectó en lo absoluto.

Descubrimiento

Las sirenas entonaron su canto pero no recibieron respuesta alguna de los tripulantes del barco que se encontraban ocupados tratando de que las olas no los hicieran naufragar, ¿cómo era eso posible? Ningún humano podría resistirse a algo así, habían hundido ya cientos de otras embarcaciones, ¿qué era lo que estaba ocurriendo?

La más intrépida de entre todas ellas decidió acercarse con cuidado al barco, mientras tanto, las demás sirenas estarían listas para luchar o huir según las circunstancias.

La sirena logró acercarse lo suficiente para ver a los tripulantes, a quienes habían logrado eludir a sus cantos durante todo ese tiempo,  fue entonces cuando ella descubrió la verdad, ninguno de los tripulantes era humano.

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+5Tweet about this on TwitterShare on Facebook6Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

8 Respuestas

  1. Mirta 25 Abril, 2016 / 13:59

    Lindisimo!! Pero, pobre sirena tomar semejante brebaje y solo hablarle a un robot :- ) Siempre me sorprendes! Un abrazo

    • Felipe Rodríguez 7 Mayo, 2016 / 21:05

      ¡Muchas gracias!
      Cosas que pasan, quizás las cosas para ella mejoren dentro de poco.
      Un abrazo.

  2. anita 29 Abril, 2016 / 11:58

    Ay…. que tierno!!!
    y que desolador….
    pero indiscutiblemente bello!!!

  3. Conxita Casamitjana 1 Mayo, 2016 / 11:22

    ohhh que triste pero muy bonito.
    Esas sirenas siempre me han parecido muy misteriosas, a pesar de la mala fama que las precede con esos cantos dedicados a hacer naufragar a los barcos, aunque con esos robots lo tienen muy complicado.
    Saludos

    • Felipe Rodríguez 7 Mayo, 2016 / 22:10

      Sí, según parece los robots no son fácilmente influenciables por el canto de sirenas.
      Saludos.

  4. jairo 16 Agosto, 2016 / 18:28

    grande el pensamiento del escritor, pero una sirena con un robot, jejeje si fueran pareja me imagino los hijos, excelente blog

    • Felipe Rodríguez 10 Septiembre, 2016 / 22:07

      Muchas gracias.
      Bueno, supongo que serían robots a prueba de agua ja ja ja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *