¿Sonó el timbre?

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

El día de hoy mi publicación será del tipo de opinión personal con respecto a algo que se da en varias partes del mundo, me estoy refiriendo a la ilógica costumbre de algunas personas (en prácticamente todos los casos tienen quince años o menos) de tocar el timbre de una casa al azar y luego irse antes de que los habitantes del hogar abran la puerta.

Seré sincero, jamás llegué a verle sentido a algo así, no le veo nada de divertido y creo que da una impresión bastante mala a quienquiera que haga ese tipo de cosas ya que lo hace parecer como alguien que ha vivido en alguna aldea remota o en alguna cueva y que jamás en su vida había visto un timbre, así que presiona el botón y al escuchar el sonido se asusta y sale corriendo.

Además que es una falta de respeto para los dueños de casa, muchas personas en esos momentos están bastante ocupadas, o cansadas luego de un día duro en el trabajo o incluso enfermos y tratando de reposar un poco, cuando de repente escuchan que alguien toca el timbre y entonces deben levantarse e ir hasta la puerta solo para descubrir que ahí no hay nadie.

No tengo idea de cómo fue que esa práctica se volvió costumbre, pero es algo que lamentablemente ha perdurado a lo largo de los años y que parece que es algo que no desaparecerá pronto, aunque en verdad quisiera que ese tipo de cosas dejaran de suceder.

Sé que no puedo cambiar al mundo … por ahora …, sin embargo, si quiero poner de mi parte y aportar mi granito de arena con la erradicación de esto, así que ya le enseñé a todos los miembros de mi familia con edades menores a quince que tocar el timbre e irse es algo que no debe hacerse y les expliqué las razones de ello, con esto ya son nueve personas que no molestarán a los demás, con algo de suerte, ellos a su vez cambiarán la forma de pensar de algunos de sus amigos.

Quizás piensas que exagero y que no es para tanto, en cuyo caso respeto completamente tu opinión, pero si estás de acuerdo y quieres también aportar a esta causa, ¿por qué no haces algo parecido a lo que yo hice? Dependiendo de tu edad también podrías comentarlo con amigos que tengan hijos o incluso con algún conocido que tenga esa costumbre, así de poco a poco lograremos hacer una diferencia.

Si logro que al menos una persona de las que leyó esta publicación haga algo al respecto para ir eliminando esta costumbre, entonces esto habrá valido la pena y no habrá sido en vano, soy consciente de que lograr al menos reducir en una cantidad moderada (por no decir “eliminar por completo”) las veces en las que alguien toca el timbre para luego irse es una tarea enorme, algo que muchos tacharían de imposible, pero eso no me detendrá, dicen que no hay peor lucha que la que no se hace.

Y una vez dicho todo esto, solo queda dar por terminada esta publicación esperando que esto de alguna forma contribuya a una buena causa, les deseo a todos un buen día y me despido por ahora.

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

2 Respuestas

  1. Anonymous 19 Diciembre, 2013 / 14:10

    aaauuuuch…
    yo lo hacía cuando peque….
    acabas de hacerme sentir cucaracha

    • Quijote 19 Diciembre, 2013 / 15:31

      Disculpa!!!
      No era esa la intención de la publicación, supongo que ya no lo haces así que no tienes razones para sentirte mal, solo diles a los demás que no hagan ese tipo de bromas y todo quedará compensado 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *