Un nombre

Primer capítulo…   Capítulo anterior…

John llegó a su casa, seguía sintiéndose mareado y débil, le costaba ver con el ojo izquierdo aunque según le dijo el médico, era sólo algo temporal por lo que no había razón por la que preocuparse.

Al entrar se encontró con sus familiares y amigos, quienes se habían reunido para darle la bienvenida, se veían todos felices, pero no lograban ocultar la preocupación en sus miradas.

De uno en uno se acercaron para hablar con él, le preguntaban acerca de cómo se sentía y los más intrépidos le hacían una que otra broma acerca de ser más cuidadoso con las escaleras para la próxima, casi al final apareció Sandra, su vecina, quien venía acompañada por otra chica que hasta ese momento mantenía la mirada baja.

—Hola —dijo Sandra— espero no te moleste que haya aparecido tan tarde, tuve un examen y hasta ahora quedé libre, por cierto, quiero presentarte a una de mis amigas, fue transferida hace poco a mi sección.

En eso la otra chica levantó el rostro y vio directamente a los ojos de John, quien sintió un escalofrío recorriendo su columna vertebral.

—Un placer —dijo la chica—, mi nombre es Lila.

Continuará…

La sombra de una sonrisa

Capítulo anterior…

Soñó con una suave melodía  y con una hermosa mujer que lo veía con una enigmática sonrisa, el rostro le pareció terriblemente conocido a pesar de no ser capaz de identificarlo, ¿quién era ella? ¿En dónde estaban? Pudo escucharla diciendo su nombre mientras se veían directo a los ojos pero de repente una luz brillante lo envolvió con tanta fuerza que eliminó todo a su alrededor, ahora estaba solo, se sentía indefenso sin saber con exactitud la razón, una voz lo alertó a lo lejos, trataba de decirle algo pero no era capaz de escucharlo.

John despertó sobresaltado y sin saber lo que estaba ocurriendo, al parecer había tenido una pesadilla pero no era capaz de recordarla, se encontraba bañado en sudor, un vistazo rápido confirmó lo que había sospechado desde que abrió los ojos y vio el techo, en efecto, no se encontraba en su habitación. Quiero seguir leyendo