Anatidaefobia

Ahí estaba de nuevo, un sospechoso pato de mirada penetrante que le hacía preocuparse de manera instintiva, ¿cuales serían los pensamientos que estarían cruzando por su mente en ese momento? ¿Estaría planeando algo malo? ¿Quizás atacar? Decidió mejor olvidarse de ello y pensar en otras cosas, como por ejemplo en su comida, el hambre empezaba a hacerle notar su presencia.

Logró mantenerse distraído durante la mayor parte de la tarde, lo que le ayudó fue haber salido a caminar un poco, eso siempre lo tranquilizaba, nada mejor que estar en contacto con la naturaleza alejado de la bulliciosa civilización.

Regresó por la noche y al ver de manera distraída hacia la izquierda lo volvió a ver, ahí estaba de nuevo, ¿qué es lo que debería hacer? ¿Enfrentarse a él? Eso sería absurdo, lo mejor era olvidarlo, así que se alejó a paso lento. Quiero seguir leyendo