El hombre que lo sabía todo

El hombre que lo sabía todo estaba sentado y viendo con fijeza a la máquina que en unos momentos borraría parte de su memoria, todo lo que había visto y aprendido durante los últimos tres meses sería eliminado, tomando en cuenta los eventos por lo que había pasado eso en realidad no era tan malo, al menos luego podría volver a su estilo de vida normal.

Empezó a recordar como había sido su vida durante esos meses, fue curioso pensar que todo empezó con una apuesta, para ese entonces no tenía ni idea de hasta donde llegaría, la máquina del conocimiento absoluto, algo ridículo desde todos los puntos de vista, y sin embargo, al final y en contra de todo pronóstico lo logró.

Todo se volvió difícil para él a partir de ese momento, cuando se enteró de que el secreto se había filtrado ya era demasiado tarde para revertirlo, una búsqueda implacable había iniciado desde ese momento y sabía muy bien que jamás se detendrían a menos que hiciera algo al respecto, debía destruir la máquina y eliminar sus recuerdos.

Pensó en todo lo que olvidaría en apenas unos segundos, era una enorme pérdida pero sólo algo lamentaba, dentro de poco se olvidaría de ella, apenas una semana que la conocía desde que la vio en aquel concierto y ya se había enamorado, cerró los ojos mientras recordaba la música durante aquella velada, se decía que el verdadero amor jamás se olvida, él estaba a punto de averiguar si eso era cierto o no.

Siguiente capítulo…

Silencio

Silencio I

—¡Hola! —dijeron ellos en torno burlón sin esperar respuesta.

—¡Hola! —les respondió ella en tono educado.

Ellos salieron huyendo mientras ella quedaba sola de nuevo, en definitiva no era fácil ser educada cuando se es una armadura viviente, desde ese día decidió no volver a hablar.

Silencio II

—¡Hola! —dijo ella mientras se miraba en el espejo.

Curiosamente no recibió respuesta alguna de su reflejo.

Quiero seguir leyendo