Reporte oficial II

Primer capítulo…   Capítulo anterior…

Sus excelencias.

El motivo de este reporte es para comunicarles la resolución a la que hemos llegado dada la situación que se ha venido dando con el prisionero identificado como T-256.

Desde que recibimos al prisionero nos hemos vistos en una serie de situaciones que han puesto a prueba no sólo a la integridad de las instalaciones, sino también a la de algunos cuantos guardas.

Me abstengo de detallarle las situaciones durante su estadía en los campos de trabajos forzados debido a que según tengo entendido ya ustedes están al tanto de todo ello gracias al reporte enviado hace poco y por tanto considero innecesario tener que repetirlo, sin embargo, deseo hacer énfasis en la página 3 del reporte, como podrán ver, el prisionero es un peligro cuando se encuentra cerca de maquinaria o aparatos eléctricos, lo curioso es que al parecer no se percata de ello.

Por tanto solicito que se tomen medidas inmediatas, aunque la desintegración pueda sonar tentadora, la simple idea de tener al prisionero cerca de un aparato de tal poder me aterra, así que considero que lo más seguro será que lo lleven hacia el monstruo.

Quedo en espera de su pronta respuesta.

*****

¡¡¡Urgente!!!

¡Que ha domesticado al monstruo! ¡Sáquenlo de este planeta y no lo traigan de vuelta!

*****

Y fue así como el humano volvió a su vida normal, libre de preocupaciones y feliz de estar en la comodidad de su hogar, al menos hasta que los agentes del área cincuenta y tantos se enteraron de que había regresado, entonces decidieron ir a hacerle una visita, pero esa amigos míos, ya es otra historia.

*** FIN***

Reporte oficial

Primer capítulo… Capítulo anterior…

Informe 14X-T31

Las cosas no han sido fáciles desde que el prisionero T-256 fue integrado en las instalaciones.

Como ustedes bien lo saben, luego del juicio y por medio de las votaciones se sentenció al prisionero a trabajos forzados durante los siguientes 175 años, sin embargo, durante su primer día decidió usar las herramientas de trabajo como alguna especie de arma arrojadiza, según él, esto lo hizo para entretenerse durante sus horas libres, lo cual es extraño ya que los prisioneros no tienen horas libres. Quiero seguir leyendo

La defensa del hombre

Primer capítulo…       Capítulo anterior…

—Muy bien —empezó a decir el hombre—, mi argumento será preciso y rápido ya que hay un jacuzzi esperando por mí y el hambre que tengo me confirma que ya casi se acerca la hora de la comida.

»Hay una pregunta que quiero hacerles, ¿acaso es Larry culpable de todas las terribles cosas de las que lo acusan? Yo no lo creo y les explicaré la razón de ello.

—¿Que yo qué? —dijo Larry al escuchar eso— ¿Culpable? ¿De qué hablas?

—No te preocupes amigo, yo me encargo, por algo soy tu abogado defensor —dijo el hombre en un susurro para luego proseguir con los jueces, quienes estaban tan sorprendidos como el resto.

»Es cierto que fue descuidado en sus deberes y que no logró su objetivo de volverse un entrevistador de televisión ni fue siquiera capaz de conseguir ese traje de pollo gigante, pero al menos lo intentó y eso es más de lo que se puede decir de la mayoría. Quiero seguir leyendo

La acusación de Larry

Primer capítulo…   Capítulo anterior…

—Excelencias —empezó a decir Larry—,  si me permiten, deseo ser quien empiece, yo iba tranquilo a cumplir con la misión encomendada por mis superiores y así fue como llegué al planeta que es localmente conocido como Tierra, mi tarea era la de dirigirme a los principales líderes y acordar los pormenores de la rendición. Quiero seguir leyendo

Detalles del juicio

Primer capítulo…   Capítulo anterior…

Esas especies de vacaciones no le estaban cayendo nada mal al hombre, una buena habitación, excelente y variada comida, sin preocuparse por llamadas del trabajo y con jacuzzi y servicio a la habitación, además todo era gratis por lo que ni siquiera tenía que temer de ser lanzado del hotel de un momento a otro por haberse quedado sin fondos ¿qué más podía desear?

El tiempo pasó con rapidez y antes de que se diera cuenta ya estaba siendo escoltado hasta el lugar en el que se haría el juicio, la multitud llenaba el lugar, todos expectantes debido a lo que estaba por suceder, al parecer sería un día lleno de emoción.

Los jueces hicieron su aparición, llevaban un andar lento y cada uno tenía dibujado una especie de signo en la frente, se colocaron en el lugar que les correspondía y luego hicieron la señal para que los guardias llevaran al acusado y al acusador enfrente de ellos. Quiero seguir leyendo

Antes del juicio

Primer capítulo…   Capítulo anterior…

El hombre se bajó de la nave, tenía un traje para soportar la atmósfera del otro planeta, el cual llevaba integrado un dispositivo para poder hablar con los extraterrestres ya que ellos no acostumbran usar esos aparatos a menos que salgan a conquistar otros sitios (lo cual ocurre algo a menudo), sigue sin estar convencido sobre la duración de su viaje por el espacio, podría asegurar que al menos duró dos semanas.

Fue recibido por otros extraterrestres casi idénticos a Larry, pero ellos tenían unos extraños aparatos y aunque bien es cierto que el hombre no era experto en tecnología alienígena, sospechó que eran armas y prefirió cancelar sus planes de ir a recorrer un rato el planeta en vez de seguir las indicaciones de los guardianes.

—Los preparativos para el juicio ya se están poniendo en marcha —dijo Larry en tono triunfante—, por ahora descansarás, para demostrarte que somos justos la hemos equipado con todas las comodidades que necesites, además alguien llegará para explicarte todo lo que necesitas saber para sobrevivir durante las próximas horas. Quiero seguir leyendo

Anotaciones de un viaje espacial

Primer capítulo…   Capítulo anterior….

Día 1

Larry me ha llevado en su nave, ahora estoy camino a su planeta en dónde según entendí seré juzgado por no haberlo llevado al zoológico, pero me adelanto, quizás la persona que esté leyendo esto en un futuro no conozca las cosas ocurridas antes así que haré un breve resumen.

Todo empezó hace ya mucho, no recuerdo con exactitud, digamos quizás unos dos o tres días, ahí estaba yo, pensando en mis asuntos cuando escuché algo raro y decidí investigar el sótano en donde me encontré con un extraterrestre, tuvimos una charla pero la verdad es que no le estaba prestando mucha atención que digamos (tiendo a distraerme con facilidad) pero hasta donde entendí Larry (así es como se llamaba) deseaba ir al zoológico ya que eso le ayudaría a dominar el mundo, claro que me pareció extraño y aproveché para darle mejores ideas, hasta le sugerí tener su propio programa en televisión pero no quiso (ahora cualquiera es crítico).

Al final parece que se le hizo tarde por que terminó escapando del lugar, nada fuera de lo normal ocurrió ese día, excepto por el hecho de una llamada de mi jefe dudando de que estuviera enfermo, al final mis complicados términos médicos no funcionaron así que me lo tomó a cuenta de vacaciones, por suerte han sido días tranquilos en la empresa. Quiero seguir leyendo

La venganza de Larry

Primer capítulo…     Capítulo anterior…

En sólo dos días muchas cosas han pasado, primero resultó que el hombre encontró un alien en el sótano (que por cierto se llamaba Larry), al día siguiente amaneció prisionero en una base secreta que no puede ser mencionada por cuestiones de seguridad y justo cuando estaba a punto de desayunar fue llevado hasta la nave del extraterrestre, quien al parecer tiene planes de venganza.

—Tu rostro se me hace conocido de algún sitio —dice el hombre mientras trata de hacer memoria.

—Dime que es una broma de mal gusto —dice el extraterrestre quien por un momento se olvida de su discurso fríamente calculado. Quiero seguir leyendo

El área cincuenta y tantos

Capítulo anterior…

El hombre se despierta con un ligero dolor de cabeza, mira a su alrededor y descubre que está en una habitación desconocida, las paredes son blancas, no hay ventanas y un sujeto con uniforme está a unos pasos de ahí leyendo unas anotaciones en una libreta.

—¿Buenos días? —dice el hombre mientras trata de ordenar sus pensamientos.

—Imagino que tiene cientos de preguntas en estos momentos —dice el sujeto de uniforme.

—En realidad sólo tengo una.

—¿Y cual es? Quiero seguir leyendo