Aprendiz de Taekwondo I

Apuntes y pensamientos tomados de alguien que luego de mucho pensarlo un día decidió aprender taekwondo.

Día 1

Antes de la lección

¡Hoy es el día! ¡Que emoción! El día pasó con rapidez y al fin es la hora de que empiece con el curso, al principio no estaba seguro pero no pierdo nada con intentarlo, dicen que no hay peor lucha que la que no se hace y yo creo que aprender un arte marcial puede ayudarme a fortalecerme en cuerpo y mente.

Ya tengo ropa cómoda que me permitirá moverme con fluidez y una voluntad de acero sólido, creo que eso es todo lo que necesito.

Bueno, ha llegado la hora de empezar.

Después de la lección

¡¡¡Necesito agua!!! ¿Por qué no llevé una botella con agua?

¿¿¿En qué estaba pensando??? De todas las decisiones tomadas a lo largo de mi vida… esta es definitivamente la… decimotercera peor que he tomado…, me duelen hasta los ojos, necesitaré un taxi para llegar a mi casa, al menos no me costará demasiado, al fin y al cabo, vivo a tan sólo tres cuadras de aquí.

Mañana no podré caminar, lo presiento, tendré que usar silla de ruedas por el resto de la semana, y eso si es que soy capaz siquiera de levantarme de la cama.

Bueno, el taekwondo fue divertido mientras duró, me trajo buenas experiencias y será una historia para relatarles a mis nietos algún día, pero en lo que a mí respecto, ya fue suficiente de artes marciales para lo que me queda de vida.

Día 2

Antes de la lección

¡¡¡Puedo caminar!!! No con demasiada normalidad ya que parezco más bien un robot con exceso de óxido en las articulaciones, pero al menos puedo moverme y eso es un logro.

Pensándolo bien, ayer exageré, me dejé llevar por el cansancio, pero ahora que lo analizo creo que continuaré asistiendo a las lecciones, necesito comprometerme y seguir adelante.

Cierto es que mi desempeño no fue el mejor, quizás colocarme en posición fetal y fingir un desmayo para evitar seguir con el entrenamiento no haya sido demasiado sutil, pero apenas empiezo, debo tomarme las cosas con un poco más de calma y dejar que las habilidades se vayan adquiriendo gracias a la dedicación y al paso del tiempo, debo ser paciente…, me pregunto si en una semana seré capaz de romper ladrillos…

Ya estoy listo para asistir, tengo ropa cómoda y lo que es más importante, ¡una botella con agua! No volveré a cometer el mismo error, muy bien, hora de asistir.

Después de la lección

¡Que alguien llame a una ambulancia! ¡Puedo ver la luz al final del túnel! ¿Por qué no dejé hecho un testamento?

Vuelve a ir, me dije, no te rindas, me dije, será más fácil esta vez, me dije, ¿por qué siempre me escucho? Si sé de sobra que soy un pésimo consejero, el último “buen consejo” que me di casi me vuelven víctima de un linchamiento público.

La buena noticia es que el agua hizo un poco más llevadera la situación, pero llevé muy poca, debí suponer que necesitaba racionalizarla, ya era una mala señal que se acabara la mitad después de los primeros 30 segundos de iniciada la lección.

¡Mañana me quedo en casa!

Día 3

Antes de la lección

¡Voy a volver! Todavía puedo caminar y con eso me basta para no rendirme, llevaré más agua y seguiré dando el 110%.

Sólo debo adaptarme al ritmo, darle tiempo al cuerpo para que se fortalezca, las cosas mejorarán, lo presiento.

Además voy aprendiendo de mis errores, esta vez dejaré ropa limpia en la sala, para así poder cambiarme sin tener que arrastrarme al segundo piso con las escasas fuerzas que me quedan, sabía que debía instalar un ascensor en casa, o al menos unas escaleras eléctricas.

Después de la lección

¿No me siento terriblemente cansado? ¡Esto es una trampa! De seguro perdí la sensibilidad y mañana sí que no podré caminar.

Ya es miércoles, sólo dos días más y habré logrado mi primera semana, estoy tan cerca, debo lograrlo.

Además debo procurar seguir tomando las cosas con calma, no permitir que el impulso me haga cometer imprudencias, al fin y al cabo, según parece no podrá realizar dentro de dos semanas el examen para subir de grado, y yo que pensaba llegar a cinta negra para finales del año…, sin embargo, hay otro examen en septiembre, si no me doy por vencido, sigo asistiendo y si el ejercicio intensivo no me provoca una coma por cansancio, definitivamente debo intentarlo…

Continuará…

Tipos de visitas

¡Hola lectores!

¿Cómo han estado? ¿Qué tal todo? Con respecto a mí, estos han sido unos días ocupados debido a las visitas, mis sobrinos vinieron debido a sus vacaciones escolares, también vinieron de visita unas primas y además hace apenas unos días vino mi hermana por unas cuantas semanas, lo que significa que el momento ha llegado de poner a prueba la paz interior que he conseguido acumular en todos estos meses.

En realidad, esta entrada ya estaba casi preparada, pero tuve que postergar un poco los planes cuando se llenó la casa y terminé atrincherándome con una almohada como mi única protección, fue un día divertido.

Con la casa llena y mientras preparo mi refugio subterráneo para situaciones de emergencia, me he puesto a pensar en los distintos tipos de visitantes que existen, y es que pueden clasificarse según los comportamientos que presentan durante su tiempo de estadía, ¿quieren saber más? Los invito a seguir leyendo.

Quiero seguir leyendo

Un mal día

Capítulo I

Miguel Ramos se encontraba en esos momentos sentado frente al televisor, la película que se transmitía era lo de menos ya que su mente estaba lejos de ahí, no podía dejar de preguntarse cómo era posible que toda su situación hubiera cambiado en tan poco tiempo, ¿qué era lo que había hecho mal? ¿Cómo era que había tenido un día tan malo?

La canción “Yesterday” resonaba en su cabeza, como un cruel recordatorio de todo, y es que apenas ayer todo estaba tan bien, quizás no estupendo, pero definitivamente le iba bien, tenía un trabajo estable, una gran posibilidad de recibir un ascenso, una casa recién comprada gracias a un préstamo bancario, una prometida y muchos planes para el futuro. Quiero seguir leyendo

Reporte oficial II

Primer capítulo…   Capítulo anterior…

Sus excelencias.

El motivo de este reporte es para comunicarles la resolución a la que hemos llegado dada la situación que se ha venido dando con el prisionero identificado como T-256.

Desde que recibimos al prisionero nos hemos vistos en una serie de situaciones que han puesto a prueba no sólo a la integridad de las instalaciones, sino también a la de algunos cuantos guardas.

Me abstengo de detallarle las situaciones durante su estadía en los campos de trabajos forzados debido a que según tengo entendido ya ustedes están al tanto de todo ello gracias al reporte enviado hace poco y por tanto considero innecesario tener que repetirlo, sin embargo, deseo hacer énfasis en la página 3 del reporte, como podrán ver, el prisionero es un peligro cuando se encuentra cerca de maquinaria o aparatos eléctricos, lo curioso es que al parecer no se percata de ello.

Por tanto solicito que se tomen medidas inmediatas, aunque la desintegración pueda sonar tentadora, la simple idea de tener al prisionero cerca de un aparato de tal poder me aterra, así que considero que lo más seguro será que lo lleven hacia el monstruo.

Quedo en espera de su pronta respuesta.

*****

¡¡¡Urgente!!!

¡Que ha domesticado al monstruo! ¡Sáquenlo de este planeta y no lo traigan de vuelta!

*****

Y fue así como el humano volvió a su vida normal, libre de preocupaciones y feliz de estar en la comodidad de su hogar, al menos hasta que los agentes del área cincuenta y tantos se enteraron de que había regresado, entonces decidieron ir a hacerle una visita, pero esa amigos míos, ya es otra historia.

*** FIN***

Aniversario y otras fechas especiales

¡Hola lectores!

¡Otro aniversario más con el blog! ¡Otro año más en el que me doy el gusto de compartir mis locuras en este mi querido blog! ¡Qué bien que se siente escribir!

Estuve pensando sobre la publicación especial que podría crear hoy y decidí hacer una de mis guías de supervivencia, llenas de consejos, opciones y con resultados garantizados casi siempre (es decir, el 1% de las veces, con un índice de error del 1%)

¿Y de qué hablaré el día de hoy? Bueno, ya que el blog está de aniversario y eso significa una fecha importante a recordar, decidí hablar justamente sobre ello, sobre aquel aniversario, reunión o compromiso que tarde o tempramo todos corremos el riesgo de olvidar, ¿y si se te olvida la fecha? ¿Y si no sabes qué hacer para ese día especial? ¿Y si súbitamente eres atacado por un ninja? Todas esas preguntas serán respondidas el día de hoy

Quiero seguir leyendo

Reporte oficial

Primer capítulo… Capítulo anterior…

Informe 14X-T31

Las cosas no han sido fáciles desde que el prisionero T-256 fue integrado en las instalaciones.

Como ustedes bien lo saben, luego del juicio y por medio de las votaciones se sentenció al prisionero a trabajos forzados durante los siguientes 175 años, sin embargo, durante su primer día decidió usar las herramientas de trabajo como alguna especie de arma arrojadiza, según él, esto lo hizo para entretenerse durante sus horas libres, lo cual es extraño ya que los prisioneros no tienen horas libres. Quiero seguir leyendo

Petición

¡Musa vuelve a mí! Sé que dije que podías tomarte unas vacaciones todo pagado a donde quisieras mientras terminaban los exámenes, y sé que justo después de eso mi disco duro se dañó y me quedé sin pc algunos cuantos días, y sé que cuanto al fin se le agregó un nuevo disco duro (larga y terrible espera…) tuve que dedicarle algunos días a mi computadora para volver a instalar los programas básicos, pero es que la espera se está tornando larga y si continúo en estado de inactividad absoluta volverán las sospechas de que he quedado atrapado en alguna isla desierta con sólo una piedra llamada Godofredo como mi único acompañante, o que quizás durante alguna excursión a los Himalayas me encontré con una tribu de Yetis que decidieron adoptarme como uno de ellos debido a mi crecida barba que por lo general uso para guardar mis cosas (nota personal, quizás sea momento de rasurarme) o que quizás alguna fruta o vegetal mutante del espacio exterior invadió mi casa y me tiene prisionero y lo que es peor aun, sin siquiera darme conexión a internet.

Además que si no escribo de nuevo con regularidad no podré terminar todos aquellos relatos que aun están pendientes y ya es sólo cuestión de tiempo antes de que las multitudes empiecen a perseguirme con antorchas y tridentes, y quizás haya quien piense que ya debería de haberme acostumbrado tomando en cuenta que es ya la décima vez que algo así me ocurre, pero lo que no sabe es que estas multitudes empiezan a ejercitarse por las mañanas y un día de estos me van a alcanzar (nota personal, debo comprar un auto…); así que musa, regresa y ayúdame a inspirarme con tu presencia para seguir escribiendo en este tan querido blog que dentro de poco cumplirá un año más, por cierto, ¿me ayudas también a planear alguna publicación especial para esa fecha?

Así que aquí me quedo, en espera de tu regreso.

Sobre blogs e ilustraciones

¡Hola lectores!

Como les comenté en una de mis últimas publicaciones, el día de hoy les hablaré sobre las ilustraciones en el blog, ¿son necesarias? ¿Qué opciones tienen los bloggers que están empezando? ¿Cuales son los pro y los contra de cada opción? ¿Cuantas locuras seré capaz de escribir en esta publicación? Estas y más preguntas serán respondidas el día de hoy, así que los invito a seguir leyendo.

Quiero seguir leyendo

Participando en concursos literarios

¡Hola lectores!

¿Cómo han estado? Con respecto a mi, he estado bien, esperando que empiecen las lluvias para librarme de este calor que en más de una ocasión me ha hecho considerar entrar un rato en la nevera o irme una temporada a Alaska (lo bueno es que ahora ya tengo una idea aproximada de lo que se siente estar en un horno), además he estado leyendo bastante, la mayoría son libros relacionados con mi carrera pero aún así he estado entretenido.

Hace unos días me llegó por correo un paquete, mis suposiciones de que era un documento que me declaraba heredero de una fortuna multimillonaria fueron rápidamente descartados (igual sigo esperando, mientras no se demuestre lo contrario podría ser el nieto del primo del sobrino de la hermana de algún multimillonario), lo que venía en ese paquete era un libro que yo había enviado para participar en un concurso literario (que consistía en la creación de una novela con temática libre), y que ahora me enviaban de regreso. Quiero seguir leyendo