Reflexiones en tiempo de ocio 2

Spam, primero era en mandarín y ahora me viene en ruso, me gustaría saber qué dice, si me dieran una moneda por cada mensaje de esos que me llega ya tendría mi propio jacuzzi y un sombrero de copa.

Y he seguido inactivo en mi querido blog, ¿la causa? En primer lugar un bloqueo creativo semejante al nudo gordiano, y en este caso no cabe resolverlo con la espada, principalmente debido a que dudo que la laptop resista algo así, aunque podría intentarlo en un futuro cercano, como dicen, ante medidas desesperadas, cualquier opción es válida, sin embargo, espero no llegar a esos extremos.

Pero el bloqueo no es la única causa, aunque sí la más poderosa, la verdad es que sigo lleno de ocupaciones que procuran consumir hasta mi último minuto disponible, claro, con una buena organización y eliminando una que otra cosa esto podría solucionarse, el detalle es que por más increíble que parezca, no soy muy organizado y para algunas cosas mi constancia no es muy buena que digamos, lo que ocasiona que mis resultados sean similares a los de un zombie practicando la oratoria.

¿Significa eso que soy un completo desastre? Es posible…, sin embargo, eso no me detendrá de seguir adelante con mi blog, es más, en este mes me propongo un reto, si para el 31 de mayo no logro terminar cinco publicaciones, me comprometo a realizar 100 abdominales, 100 lagartijas y 100 sentadillas… el mismo día. así que aquí inicia el conteo regresivo, ¿saldré victorioso? Muy pronto lo sabremos.

Es cierto que dije que no me gusta escribir bajo presión, y lo mantengo, sin embargo, a veces la única manera de eliminar un bloqueo literario es esforzándote en escribir y confiar en que eso volverá a activar tu creatividad, además, no se puede negar que saber la cantidad de ejercicios que deberás hacer en caso de fallar es una excelente motivación.

Así que esperen verme más seguido en el blog.

¡Hasta luego!

La noticia se expande

Primer capítulo…      Capítulo anterior…

El ambiente en la empresa estaba agitado, el sitio en cuestión se había mantenido en perfecto equilibrio durante años, cada trabajador era indispensable para su buen funcionamiento y jamás había ocurrido algo como lo de esa mañana, para la mala suerte de los directivos el reemplazo de Daniel se encontraba en un crucero de dos semanas y les tomaría un tiempo hacerlo regresar, mientras tanto no había nadie más que pudiera hacer ese trabajo.

La clienta que tenía cita con Daniel se sorprendió al ver tantas personas en los alrededores y a los reporteros, al acercarse a la recepcionista descubrió lo que estaba ocurriendo, supuso que en un caso así sería Oscar quien estaría a cargo de la investigación por lo que decidió llamarlo pero se encontró con el buzón de voz, así que le dejó un mensaje y esperó a que le regresara la llamada.

Quiero seguir leyendo