Mis gustos literarios

¡Hola lectores!

Ya estamos en febrero, época del amor y la amistad (ya me encargaré de ambos temas muy pronto muajaja), también en varios países (incluyendo Nicaragua) es la época del inicio escolar, cuando los estudiantes nos despedimos de las vacaciones (que nunca duran lo que uno quisiera) y volvemos a incorporarnos a nuestros estudios (otro tema del que pronto hablaré, tanto por escribir, tan poco tiempo).

El día de hoy quiero relajarme un poco y hablar acerca de uno de mis temas preferidos: la literatura, ¿qué sería de nosotros sin los libros? Esos inseparables compañeros que encienden nuestra imaginación, agudizan nuestros sentidos, cultivan nuestra mente y que de vez en cuando, se burlan de nosotros detrás de las vitrinas en las librerías, lo que a muchos nos recuerda que nuestros presupuestos están más limitados de lo que quisiéramos.

Todos tenemos nuestros gustos en materia literaria, yo no soy la excepción de la regla y por tanto en esta publicación planeo hablar sobre mis preferencias a la hora de elegir algún libro.

Quiero seguir leyendo

Los fantasmas de navidades pasadas

¡Hola lectores!

En esta publicación estaré hablando acerca de la conocida historia de Ebenezer Scrooge y los tres fantasmas de las navidades, aún si no han leído el libro (me incluyo entre esas personas) estoy bastante seguro que prácticamente todos nosotros sabemos de qué trata la historia gracias a las numerosas películas y especiales televisivos que aparecen cada año para estas fechas.

Existen muchas versiones ya que en muchas películas y series le hacen varias modificaciones y cambian detalles de su historia y personalidad, en esta publicación estaré hablando de Scrooge como aparece en la mayoría de versiones clásicas.

Quiero seguir leyendo

¿Sonó el timbre?

¡Hola lectores!

El día de hoy mi publicación será del tipo de opinión personal con respecto a algo que se da en varias partes del mundo, me estoy refiriendo a la ilógica costumbre de algunas personas (en prácticamente todos los casos tienen quince años o menos) de tocar el timbre de una casa al azar y luego irse antes de que los habitantes del hogar abran la puerta.

Seré sincero, jamás llegué a verle sentido a algo así, no le veo nada de divertido y creo que da una impresión bastante mala a quienquiera que haga ese tipo de cosas ya que lo hace parecer como alguien que ha vivido en alguna aldea remota o en alguna cueva y que jamás en su vida había visto un timbre, así que presiona el botón y al escuchar el sonido se asusta y sale corriendo.

Quiero seguir leyendo