Recuerdos

La lluvia no le impidió salir, se colocó el abrigo y se dirigió con paso firme hacia el exterior, tenía un devaneo por salir a viajar sin rumbo, le gustaba extraviarse entre las calles de la ciudad, no sabía las razones de ello, pero tampoco era algo que le interesara demasiado.

Esa noche se sentía en especial inquieto, sentía ganas de correr y gritar tan fuerte como sus pulmones se lo permitieran, pero se abstuvo, no quería llamar la atención y aunque bien era cierto que las calles estaban desiertas debido a la lluvia, podía sentir indiscretas miradas a través de las numerosas ventanas. Quiero seguir leyendo