Micro relatos de terror

Muñecas

¡Esas horribles muñecas de porcelana! ¡Cómo las odiaba! Desde su niñéz, cada vez que debía visitar a su abuela las podía ver esparcidas por todas las habitaciones, se sentía siempre bajo observación, con temor de que en cualquier momento se movieran.

Eso fue ya hace muchos años, incluso había logrado olvidarse de esas muñecas, quienes desaparecieron luego de un aparente robo a la casa, nadie había vuelto a saber de ellas desde entonces.

El sonido de una risa burlona hizo que se despertara en la madrugada, al encender la lámpara de su mesa de noche descubrió que las muñecas estaban a su alrededor, con esas sonrisas que siempre le provocaban escalofríos. Por alguna razón de repente recordó la luz del sol, fue en ese momento cuando supo que quizás no llegaría a ver el amanecer. Quiero seguir leyendo