Todo a último minuto

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

¡Hola lectores!

¿A cuantos de nosotros no nos ha pasado que vamos aplazando ciertas tareas hasta que descubrimos que ya nos quedamos sin tiempo y tenemos que hacerlo todo a último minuto? Pareciera que por más que nuestro sentido común insiste en esos momentos en recordarnos nuestras obligaciones aún así decidimos ignorarla y claro, luego tenemos que soportar a esa voz diciendo una y otra vez “Te lo dije”, ¿qué se puede hacer para evitar este tipo de situaciones? Sigan leyendo para saber más.

Seré sincero, soy de esas personas que deja las cosas hasta el último minuto más veces de las que me gustaría admitir, esto ocurre por varias causas pero entre ellas las principales son:

  • Debido a que tengo otras cosas por hacer y el tiempo no da para tanto, en mi defensa diré que al menos ocupo esas horas en cuestiones importantes y sí…, ver televisión o estar sentado y con mirada perdida cuenta como algo importante ya que ayuda a mantenerme cuerdo… la mayor parte del tiempo…
  • Debido a casos de amnesia absoluta, la idea desaparece por completo y no la recuerdo hasta mucho tiempo después e incluso a veces no lo recuerdo del todo (por experiencia puedo decir que en casos así alegar amnesia no te salva de tu jefe o profesor enfurecido),  es por esas razones que acostumbro apuntar en una hoja todas las tareas pendientes importantes, el problema es que en esos casos termino olvidando en donde guardé la hoja.
  • Debido a que me distraigo con algo de facilidad y aunque planee terminar con el trabajo pendiente primero decido tomar unos pocos minutos para descansar y antes de darme cuenta son más de las diez treinta de la noche.

Estoy seguro de que mi caso no es el único y de que muchos de ustedes tienen el mismo problema así que por eso les traigo unos cuantos consejos que pueden ser útiles para evitar que sigamos dejando las cosas para el último minuto, de esa forma nos evitaremos el estrés, desvelos y unos cuantos problemas más.

  • Lo primero es hacer una lista de tareas importantes, estas serán divididas en varias categorías que van desde aquellas que debes completarse ese mismo día hasta aquellas que deben ser terminadas en cuestión de semanas (o hasta meses), es importante apuntarlo en algún lugar en donde lo tengamos a mano para no perderlo estarlo viendo constantemente ya que nos ayudará a mantenernos enfocados en los objetivos. Las tareas pueden ponerse también por orden de importancia, de esa forma se pueden ir priorizando de manera sencilla y rápida, puedes escribirlas en un papel, cuaderno o incluso en un archivo de texto en tu pc, lo importante es que sea un lugar donde puedas verlo.
  • Lo siguiente será calcular aproximadamente cuanto tiempo tomará completar cada una de las tareas y ponerles límites. Como siempre pueden aparecer cosas de último segundo que no teníamos previstas, por eso es importante darles un poco más de tiempo a cada tarea.
  • Luego hay que darles un horario en el que te dedicarás a cada uno de los objetivos, hay que recordar el tiempo que necesitarás para ello a la vez que debes tener muy en cuenta que el día sólo tiene 24 horas y por tanto dependiendo de que tan larga sea la lista o de que tan tardados sean los trabajos por hacer, es posible que necesites varios días para completarlo.
  • El último paso es el más importante y si no lo haces de nada habrá servido ninguno de los pasos anteriores y me estoy refiriendo a cumplir con los horarios que haz establecido, si por ejemplo decidiste que entre las tres y las cinco de la tarde te dedicarías a limpiar el sótano ya que tienes demasiadas cosas acumuladas y en teoría uno podría perderse ahí dentro durante varios días, entonces ve y empieza a limpiar en cuando sean la hora exacta y no empieces a hacer otras cosas hasta que no hayas terminado.

Para evitar seguir dejando las cosas para el último minuto es importante reconocer las dos principales excusas que ponemos para no hacer lo que se supone que deberíamos estar haciendo, me refiero a posponer y reemplazar.

Posponer es cuando decides que en esos momentos no puedes empezar con tu tarea por alguna razón y debes dejarlo para otra fecha, sin embargo, en la gran mayoría de los casos, las razones no son válidas y solo son excusas (algunas veces hechas de manera inconsciente) para no tener que hacer el trabajo, volviendo al ejemplo del sótano, podrías decir cosas como: “No puedo empezar ahora, me faltan muchas cosas, debo buscar una linterna, botiquín médico, tienda de acampar, comida y agua por si quedo atrapado por varios días, una brújula y varias cosas más, así que mejor dejo la limpieza para otro día”.

Reemplazar es cuando decides hacer otra tarea en vez de la que deberías hacer, por lo general decides hacer otras cosas que no están en la lista de tareas pendientes, volviendo de nuevo al ejemplo, puede que llegues a decir algo como “Claro, la limpieza del sótano es importante, pero es que hay muchas más cosas de las que debo ocuparme en estos momentos, de seguro hay un programa interesante en la televisión o quizás empiece a escribir mi autobiografía o mejor aprenderé algo de malabarismo”.

Hace falta una buena cantidad de fuerza de voluntad para lograr cumplir las tareas, quizás sea difícil al inicio ya que debemos acostumbrarnos a ello a la vez que nos esforzamos por tratar de ignorar a la voz que nos dice que hagamos algo más, pero los seres humanos podemos adaptarnos rápidamente a los cambios así que si nos seguimos esforzando, pronto se nos volverá costumbre y luego ya no dejaremos más cosas para el último momento.

Así que como puedes ver, con algo de constancia y con una buena lista es posible lograr desprenderse del hábito de dejarlo todo para el último minuto, ¿qué hay de ti? ¿También tienes el mismo problema? ¿Tienes algún otro método para evitar esto? Siéntete en confianza de dejar tu comentario.

Y sin más que decir,  te deseo un excelente día y me despido por hoy, pero no sin antes recordarte que sin importar lo tentadora que sea la voz en tu cabeza, es mejor dedicarse a las tareas pendientes y dejar cosas como el malabarismo para después.

¡Hasta luego!

Sígueme

Felipe Rodríguez

Ingeniero, lector, escritor, consejero en mis ratos libres y siempre en busca de aprender nuevas cosas relacionadas al mundo de los blogs.
Sígueme

Latest posts by Felipe Rodríguez (see all)

¿Me ayudas a compartir?Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook2Share on LinkedIn0Share on Tumblr0Email this to someone

9 Respuestas

  1. Anonymous 19 diciembre, 2013 / 14:13

    Excelentes consejos!!!

    • Quijote 19 diciembre, 2013 / 15:33

      Gracias 😀
      ¡Espero que te sean de utilidad!

  2. Mirta 15 enero, 2016 / 4:16

    Muy buenos consejos para organizarse, Felipe!! No es nada fácil ser distraído, es un don 🙂 eso de no saber donde esta lo que guardaste o que pase, a tu lado alguien conocido y no lo veas!! Pero que bien uno se siente cuando se desconecta!!!!! Un gran abrazo

  3. Federico Rivolta 17 enero, 2016 / 23:51

    Muy entretenido, Felipe. Por mi parte prefiero ver si hay algo interesante en la tele antes que hacer la lista de tareas pendientes, pero me has hecho sonreír con tu artículo. Muy divertido.
    Un saludo y espero que sigas “manteniendo la cordura”.

    • Felipe Rodríguez 18 enero, 2016 / 22:31

      ¡Muchas gracias!
      Buena opción, de esa manera puedes empezar las tareas estando más relajado.
      Saludos, lo intentaré ja ja ja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *